La 'Lengua chivata' de El Canijo de Jerez, en la Booga

  • El artista gaditano, ex de Los Delinqüentes, regresa esta noche a Granada para presentar su nuevo disco

Después de siete discos publicados con Los Delinqüentes, más otro con aquel invento llamado G-5 en el que se juntaban Kiko Veneno, Tomasito, Muchachito Bombo Infierno con el propio Canijo de Jerez y su compadre de Los Delinqüentes, Diego Pozo, El Ratón, además de un sinfín de colaboraciones e incluso bandas sonoras para alguna que otra película, por no mencionar su aventura paralela con Lichis (La Cabra Mecánica), Albert Plá, También Tomasito y Muchachito llamada La Pandilla Voladora, además de todo eso, veníamos a decir, El Canijo de Jerez consolida su carrera en solitario con este segundo álbum, La Lengua Chivata, que viene a presentar esta noche a la sala BoogaClub a partir de las nueve y media.

Y aunque se autodenomine pequeño trovador garrapatero, no cabe duda de que actualmente Marcos del Ojo, el verdadero nombre del Canijo, es uno de los grandes del flamenco fiestero y guasón. Con este nuevo álbum además, amplía su paleta e introduce nuevos registros que hasta ahora solo nos había insinuado. Por supuesto, ahí siguen esas referencias irrenunciables de las que nunca podrá desprenderse, música esencialmente callejera y optimista, garrapatera, como los propios Delinqüentes la bautizaron, surtida de pop y de rock, de blues y de funky pero todo ello tamizado por el prisma de un perla criado en la zona menos visitable de Jerez de la Frontera, que al fin y al cabo es una de las ciudades donde mayor contraste se aprecia entre la parte donde van los turistas y la otra, donde viven la gente, como dijeron los Pata Negra de Sevilla. Y ese tamiz no es otro que el vacilón aflamencado que imprime a todo lo que pase por su lado.

Todo eso sigue ahí. El Canijo no se puede desprender de ello así como así. Pero también hay un Canijo algo más íntimo, repleto de historias personales que se convierten en universales. Como se dice de las obras geniales, de lo particular, de lo local, a lo universal. Canciones como Hola Buenos Días, todo un himno al optimismo y la alegría de vivir, como cantara el gran Ray Heredia, Gladiadores Emplumados o Noche de Calor nos muestran un Canijo de Jerez ocurrente y seductor, a su manera, como siempre ha sido, pero también otro que hasta ahora se había mostrado poco. Y seguramente ese es el secreto que tenía guardado y que está haciendo que a esta nueva gira se vayan añadiendo fechas a ritmo galopante. La de esta noche es su primera actuación con La Lengua Chivata. Seguro que no será la última.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios