Leonard Cohen, Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011

  • Más conocido por su faceta como músico, el canadiense se ha prodigado también como poeta y novelista.

Comentarios 11

El "imaginario sentimental" creado por Leonard Cohen, en el que "la poesía y la música se funden en un valor inalterable", le ha valido al poeta y cantautor canadiense para ser distinguido hoy con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Así lo ha resaltó el jurado reunido en Oviedo, que destacó en su fallo que el premio ha recaído en Cohen "por una obra literaria que ha influido en tres generaciones de todo el mundo". De las 32 candidaturas que fueron presentadas a esta edición, fueron finalistas junto a Cohen la también canadiense Alice Munro y el novelista inglés Ian McEwan.

Leonard Cohen, que fue también candidato este año al Premio Príncipe de Asturias de las Artes por su faceta de cantante, es un poeta nacido en Montreal en 1934, con poemarios como Flores para Hitler, Los hermosos vencidos y Comparemos mitologías. Además, es autor de obras en prosa, como la novela El juego favorito. El galardón, que el año pasado recayó en el escritor libanés Amin Maalouf, es el quinto de los ocho premios Príncipe de Asturias de este año, dotados con 50.000 euros cada uno.

Cohen, destacó el jurado, ha creado "un imaginario sentimental en el que la poesía y la música se funden en un valor inalterable". "El paso del tiempo, las relaciones amorosas, la tradición mística de Oriente y Occidente y la vida contada como una balada interminable configuran una obra identificada con unos momentos de cambio decisivo a finales del siglo XX y principios del XXI", añadió el jurado.

Al poeta, cantante, narrador y compositor canadiense el premio le llega desde España, el país de García Lorca, a quien tanto admira este símbolo de la contracultura norteamericana. Tanta admiración profesa Cohen al poeta granadino que uno de los dos hijos del cantante lleva el nombre de Lorca. En el prólogo del tema que dedicó a al poeta, Take This Waltz, escribe que cuando leyó sus versos dijo: "¡Aquí estaba mi mundo. Aquí estaba mi paisaje!".

Al conocer el premio, Cohen señaló, a través de la Fundación Príncipe de Asturias: "Estoy muy agradecido por ser reconocido por los compatriotas de Machado y Lorca, mi amigo Morente y los incomparables compañeros de la guitarra española".

De gran profundidad poética, Leonard Cohen, todo un clásico tras ser una de las voces de la marginalidad, de la otra orilla, comenzó a escribir poemas a los 16 años y a los 22 publicó su primer título, Let us compare mythologies, también inspirado en el autor del Romancero Gitano, y en 1961, publicó su segundo libro, Spice box of earth.

Nacido en Montreal, el 21 de septiembre de 1934, Cohen es hijo de emigrantes judíos. Se licenció en Literatura en la Universidad McGill, Montreal, en 1955. Después se trasladó a Nueva York y comenzó a viajar por Europa. En los años 60 se marchó a Grecia, se instaló en la isla de Hydra, donde empezó a componer canciones y vivió durante 7 años entre Europa y América. En 1963 publicó su primera novela, The favourite game, y al año siguiente,el poemario Flowers for Hitler, del que el diario Boston Globe dijo: "James Joyce no ha muerto".

En 1966 volvió a América y entró en el mundo de la música con la cantante Judy Collins, quien grabaría dos de sus canciones más simbólicas, Suzanne y Dress Rehearsal Rag. Al año siguiente, él mismo se presentó en público y fichó con Columbia. En 1967 lanzó su primer álbum, Songs of Leonard Cohen. Tras una nueva temporada en Grecia, en 1969 volvió a EE.UU. y sacó su segundo álbum, Songs from a room, que fue un éxito, al igual que Songs of love and hate(1971), que lo confirmó como uno de grandes.

Entre sus siguientes discos destacan Live songs (1973), New skin for the old ceremony (1974), Death of ladies man (1977), Recent songs (1979), Various positions (1984) y I'm your man (1988).

Compagina la actividad musical con la literaria, y publica varios libros, entre ellos, The energy of slaves y Book of mercy. Tras cuatro años de silencio musical volvió a los escenarios en 1992 con el álbum The future. En 1993 editó una nueva colección de sus escritos y publicó Stranger Music, con letras de canciones, poemas y fragmentos de algunos de sus artículos.

A partir de ese momento y tras la promoción de The future, el artista se retira a un monasterio budista de Mount Baldy, un centro de meditación en zen en California, donde residió casi siete años para convertirse en un monje, al que se le otorgó el nombre de Jikan (el Silencioso). Allí le ayudaron a mitigar una de sus grandes angustias, la depresión. Se levantaba de madrugada, rezaba, cocinaba, pintaba, meditaba... Todo un trabajo duro y un poso que ha dejado en muchas de sus letras cargadas de amor, pero sin ápice de romanticismo. Durante sus años de meditación también escribió cientos de poemas y canciones y, al salir del monasterio en 1999, comenzó a trabajar con Sharon Robinson, con quien grabó Ten new songs (2001).

En marzo de 2008 anunció su regreso a los escenarios y eligió para ello el Festival Internacional de Benicàssim; al año siguiente, inició en julio, una gira de diez conciertos por España y se vio obligado a suspender el de Valencia por un desvanecimiento en el escenario. Cohen, que entre los numerosos reconocimientos recibidos destaca el Premio Glenn Gould en 2011, considerado el Nobel de las Artes, publico su último trabajo el pasado año, Songs from the road, un recopilatorio de sus temas más emblemáticos grabados en su última gira.

El Príncipe de Asturias de las Letras reconoce a las personas cuya labor creadora o de investigación represente una contribución relevante a la cultura universal en los campos de la literatura o de la lingüística. José Hierro, Delibes, Vargas Llosa, Cela, Bousoño, Mutis, Grass, Monterroso, Ayala, Doris Lessing, Arthur Miller, Susan Sontag, Magris, Nélida Piñón, Paul Auster, Amos Oz, Margaret Atwood e Ismail Kadaré, entre otros, han sido distinguidos también con este galardón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios