Lichis hace doblete a ritmo de rock confesional

Aunque para la mayoría sigue siendo aquel rumbero descarado que le hacía guiños a María Jiménez y que nos hizo a todos tararear el tema de una campaña de la ONCE, Miguel Ángel Hernando Trillo, más conocido por Lichis, escondía un pasado, y sobre todo un futuro, rockero. Ya nos lo demostró en Granada hace cosa de un año, seis después de haber dado carpetazo a su exitosa Cabra Mecánica, cuando vino a presentar su álbum Modo Avión (Carne de Canción/Warner, 2014), un disco que rezumaba autenticidad rock por los cuatro costados. Con resignación y buena disposición, reivindicando que más allá de su cara latina y fiestera, La Cabra también tenía un lado oculto mucho más ecléctico de lo que supusieron La Lista de la Compra o No me llames Iluso, Lichis se destapó con un trabajo que lo emparentaba con el mejor rock confesional cantado en castellano, como lo pueda ser el de Quique González, Lapido, Calamaro… todo ello abrillantado con el lustre de las buenas producciones norteamericanas.

Porque el disco se grabó en Mahattan a los mandos de John Blaney y con una deslumbrante nómina de colaboradores como Marc Ribot o Jim Campilongo en las guitarras, Andy Hess, de Gov't Mule y Black Crowes al bajo, Pete Thomas, batería de Los Attractions de Elvis Costello, el teclista Brian Mitchell, el batería Jerry Marotta, hermano de Rick y habitual de Peter Gabriel, Hall & Oates o Indigo Girls, el gran David Mansfield, que ha tocado violín, mandolina, guitarra o pedal steel guitar para Lucinda Williams, Bruce Hornsby o el mismísimo Bob Dylan… Con esas mimbres Lichis confeccionó un compendio de hermosas y descarnadas canciones. Si el año pasado fue BoogaClub la sala escogida para presentarlas, en esta ocasión hace doblete actuando hoy viernes en La Expositiva y el sábado en el Centro Cultural Medina Elvira de Atarfe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios