'Litoral' presta sus oídos a la poesía que hay en el rock español

  • La revista recorre los últimos cincuenta años en su nuevo número, incorporando letras inéditas, textos escritos por grandes músicos y un homenaje a Miguel Ríos

La revista Litoral presta sus oídos a la poesía que hay en el rock español de los últimos cincuenta años en su nuevo número, en el que hay un recorrido por letristas con una gran fuerza poética y donde los propios músicos exponen cómo se enfrentan al acto de la creación.

La idea de este tema ya flotaba por la redacción de Litoral desde 1989, cuando se publicó el volumen La poesía del rock, pero antes vieron la luz los dedicados al jazz (2000) y al flamenco (2004), explicó a Efe Lorenzo Saval, director de esta revista fundada en 1926 por Emilio Prados y Manuel Altolaguirre como medio de expresión poética de la Generación del 27.

A los textos de Santiago Auserón, Kiko Veneno, José Ignacio Lapido, Señor Chinarro o Javier Ojeda, entre otros muchos, se suma un homenaje a Miguel Ríos y un apartado visual en el que se muestran más de medio millar de portadas de discos a las que se le han retirado las letras para mostrar las obras de arte que hay detrás, ha añadido Saval.

Por su parte, el periodista de Canal Sur Manuel Bellido, que ha coordinado este número, destacó el apartado de casi medio centenar de inéditos, con unos manuscritos de Antonio Vega o un poemario escrito por Pau Riba hace más de cuarenta años, y el hecho de que ahora sean los propios músicos los que tienen la voz.

"De música solemos hablar los periodistas, pero aquí son los músicos los que hablan de la forma de componer y de cómo se enfrentan a la creación", señaló Bellido.

Otro de los capítulos destacados en esta entrega de Litoral es La caligrafía del rock, en el que por primera vez se recopilan, por orden cronológico, grafismos que han caracterizado a bandas como Triana, La Guardia, Siniestro Total, Tam Tam Go!, Nacha Pop, Mecano, Aviador Dro, Gabinete Caligari, Los Secretos o Seguridad Social.

También hay letras inéditas, todavía sin música, de Nacho Campillo, Luz Casal, Loquillo, Nacho Vegas, Christina Rosenvinge, Miqui Puig, Amparo Sánchez o de "malditos" de los años ochenta como Fernando Alfaro, de Surfin' Bichos.

En la selección se ha huido de limitarse a los dos grandes centros de producción musical, Madrid y Barcelona, y existe una representación de todas las comunidades autónomas.

Además, hay espacio para corrientes como el heavy, "que se ha tratado con menosprecio en España y se ha atribuido a gente barriobajera, pese a que tiene una veta literaria importante", apuntó a Efe Bellido.

El número también incluye un artículo sobre cómo se gestó la colaboración entre el cantaor granadino Enrique Morente y el grupo punk Lagartija Nick para realizar el disco Omega, sobre Poeta en Nueva York, de García Lorca. Como señala el coordinador en la introducción, "ni el rock está reñido con la expresión poética ni, mucho menos, el adobo musical de bardos y trovadores populares o urbanos resulta un insoportable tostón por su escasa riqueza armónica".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios