Loquillo: "Muchos grupos indie hacen duros a los Hombres G"

  • El cantante repasa 30 años de carrera en el libro 'Loquillo. Rock & roll star', que nace con la "sana intención de dar envidia"

Todo comenzó en el momento en el que el pequeño José María Sanz, nombre tras el que se esconde Loquillo, fue fotografiado con una guitarra cuando apenas contaba con cuatro o cinco años. Esa imagen muestra el germen de su historia musical y es una de las fotografías inéditas que aparecen en el libro Loquillo. Rock & roll star (MR), un repaso a sus 30 años de carrera.

Según el artista, lejos de obedecer a motivos nostálgicos, esta publicación nace con un motivo más sincero: "Dar envidia". "En este país es muy difícil hacer la música que uno quiere. Soy de los pocos que lo ha conseguido", afirma. Para Loquillo, el rock siempre ha sido "una escuela de la vida". En sus comienzos, la música significaba "vivir de una forma diferente, con una línea que separaba el bien del mal". "Para muchos fue nuestra tabla de salvación, de otra forma habríamos sido delincuentes", admite.

Ante todo, se considera miembro de "la generación del punk", la "madre de todo", con la que los jóvenes optaron por "la inmediatez" y se atrevieron a "tirar murallas". "Apostamos por el hedonismo como forma de protesta", incide.

En este sentido, el músico se pregunta dónde están ahora los jóvenes, ya que considera que son las personas de 20 años quienes deberían encabezar las revueltas y, sin embargo, los "indies", quienes ponen voz a la música alternativa hoy en día, "son viejos".

"El rock and roll tiene que dar miedo. A los 22 o 23 años tienes que dar miedo, ya sea por tus pintas o por tus ideas", opina Loquillo, para quien "muchos grupos indies acabarán haciendo duros a los Hombres G". "La rendición no es una opción", lema tras el que ha sustentado gran parte de su carrera artística, es real y se materializa en el espíritu rebelde e inconformista que aún demuestra. Por ello, y a pesar de haber superado los 50 -este viernes cumple 52 años-, mantiene la perplejidad y la desilusión. "Nadie grita, nadie alza la voz, ya no se hace cine político y esto parece la España de los años 70, cuando lo que está ocurriendo debería indignar", apunta el cantante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios