Lorca, inagotable fuente de inspiración para las artes

  • 'Bendita', el último montaje del coreógrafo Ramón Oller, abre esta noche en el Teatro de Fuente Vaqueros un ciclo de propuestas alternativas inspiradas en el poeta

Federico García Lorca como motor y como inspiración. A partir de ahí, música, danza y sentimientos de todos los colores se ponen al servicio de uno de los creadores más geniales del siglo XX para dar forma a una colección de nuevas propuestas que remueven la fuerza de sus palabras y lo hipnótico de sus pensamientos para llevarlos encima de las tablas. Sin prejuicios y sin miedos. No caben.

Siete mujeres encerradas en un mundo opresivo que les da la espalda en sus ansias de libertad y de encuentro del amor recrean el alma de Bendita, el montaje con el que el bailarín y coreógrafo Ramón Oller inaugura esta noche el proyecto Lorca en Fuente Vaqueros. La obra, que encuentra su telón de fondo en La casa de Bernarda Alba, recurre a una tragedia universal para mostrar al espectador un espectáculo donde se funden conceptos que tienen mucho que ver con la agonía de quien no puede poseer aquello que más desea, con la pérdida de las libertades, con la agonía de no encontrar salidas y estar encerrados en un campo en blanco y negro.

Bendita, que se podrá ver esta noche en el escenario del Teatro Federico García Lorca de Fuente Vaqueros, es sólo el primer acercamiento al poeta de todos los que propone el proyecto que firman conjuntamente la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de Fuente Vaqueros. La propuesta, según señalan sus organizadores, se estructura en torno a un doble objetivo; por un lado, mantiene viva la figura del poeta mediante propuestas escénicas diferentes, en especial al público escolar, y por otro, reivindica el teatro de su pueblo natal como un obligado referente para difundir y estudiar en profundidad su legado.

Tras la puesta en escena de la Bendita de Ramón Oller, el ciclo Lorca en Fuente Vaqueros continuará los próximos sábados 22 y 29 de noviembre con dos montajes de muy diversos estilos. Sueño Lorca o el sueño de las manzanas, a cargo de la compañía Baraka Teatro, supone un viaje poético a través de la vida y obra del poeta y donde se cruzan personajes como Dalí con escenarios como las serpenteantes calles del Albaicín o los gigantescos rascacielos de la Quinta Avenida neoyorquina. Con ella, la compañía Axioma Teatro recoge la tradición de los títeres de El retablillo de Don Cristóbal para ofrecer una versión más dinámica y musical en Titiritaina, donde las marionetas se convierten en seres animados de gran tamaño que aprovechan para hablar de verdades a medias.

Ambas producciones repetirán durante toda la semana con una serie de funciones especiales (de martes a viernes a las 12.00 horas) para desarrollar el disfrute por los valores estéticos en los públicos más jóvenes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios