Luces en el prisma de Carlos Cano

  • Amparo Sánchez, Juan Pinilla y Aitor Velázquez son algunos de los artistas que rendirán homenaje mañana en el Teatro Isabel la Católica al granadino de la copla contestataria

Sin peinetas ni volantes, ni PP ni PSOE, ni acento simpático, ni turismo de playa, ni salero ni gracia. No se puede hablar de Carlos Cano sin pensar en su Andalucía contestataria, de jornaleros, cante y tierra. De Estado y lucha. Poesía de lo políticamente incorrecto, tono bajo, malafollá que camuflaba muchas veces la timidez. El de "Granada vive en sí misma/ tan prisionera/ que sólo tiene salida/ por las estrellas...

De no darle el protagonismo que se merece a todo eso se le estaría haciendo flaco favor a su figura. Y la historia va de homenaje.

Carlos Cano supuso para los artistas una inspiración nacida en la infancia De todas las facetas del autor, comentan que la política es la que le hizo único

La murga del currelante se disputaba los focos con la Habanera imposible, Moros y cristianos y Verde, blancay verde en una conversación que al final se saltó las preguntas, se soltó de la mano y echó a andar sola. No importa, el tema principal era Carlos Cano y se le recordó como poeta, artista, cantante, compositor y activista 'de lo suyo', que mejor no ponerle etiquetas porque se habría molestado.

"Yo escucho a Carlos Cano desde niño, es una cosa que escuchaba en el coche de mi padre junto a la Polla Record o Martirio..." Habla Aitor Velázquez de Hora Zulú. En la misma mesa se sientan un cantaor muy político y una diva de ritmos latinoamericanos criada en Granada. Los otros dos picos del triángulo son Juan Pinillla y Amparo Sánchez, Amparanoia. Estos tres artistas son solo parte del elenco que mañana se junta sobre las tablas del Teatro Isabel la Católica para poner luz sobre el prisma de Carlos Cano en el homenaje al granadino.

Cada uno tiene sus razones para participar en el homenaje a Cano. Desde la sentimentalidad venida de la infancia del rockero de hora Zulú, que explica que cuando empezó a escribir se fijaba en los grupos que le llenaban y dice, que "las letras de Rafael de León en la boca de Carlos Cano las tenía memorizadas". La segunda razón le vino directamente de otra Cano, su hija Amaranta, que contactó con él al conocer la canción El rey de Plaza Nueva, que dedicó al artista. "Las letras que voy a cantar es de lo más punki que se ha escritor en Granada, y recuerda los versos de Moros y Cristianos que dicen: por firmar un manifiesto se acordaron de mis muertos/ qué chusmerío cuánta farfolla/ ¡Ohú qué frío ohú qué pollas!. "Pocos grupos granadinos han tenido esa garra punky", sentencia.

Juan Pinilla llegó por afinidad sentimental, por lo político y reivindicativo, aunque el cantaor no se 'estrena' con Cano en esta ocasión. Cuenta que su familia siempre ha sido cercana a la del músico y que en otras ocasiones ha tenido oportunidad de versionar sus temas.

Amparo Sánchez también gira el casette hasta la infancia: "Mi primera referencia de Carlos Cano es de cuando mi madre se estaba sacando el carnet de conducir. En mi casa se oía mucho su música". Y completa matizando que, aunque no llegó a conocerlo en persona, era alguien a quien admiraba por la vuelta que le dio al género y por esas letras "tan necesarias y adornadas con la reivindicación por la copla". Amparo Sánchez ya participó en el anterior homenaje y está dice, deseando compartir con sus escenario con sus compañeros y ver "qué vuelta le da cada uno a Carlos Cano".

Es difícil encarar cualquier homenaje, pero si se trata de alguien con las peculiaridades de Carlos Cano y encima en su casa, la lidia se torna más delicada. Antes de comenzar la entrevista los artistas comentan lo difícil que es coger a Cano. Aunque confiesan que asumen el reto con entusiasmo y con la intención de darle un giro personal.

Carlos Cano escribió una de las canciones más preciosas sobre esta ciudad, la Habanera imposible, que por cierto cantará Amparo. Es ella quien recuerda que más que ciudad del rock, Granada es ciudad del arte y recuerda todos los artistas de cualquier género que han salido de aquí -por las estrellas- hacia el resto del mundo.

La conversación sigue colándose por los huecos de la camaradería con total naturalidad. De Lula da Silva a las favelas, hasta la sanidad, el ecologismo o el sistema de castas moderno... al fin y al cabo son todos músicos de herencia del que cantaba eso de: sacabe el paro y haiga trabajo/ escuela gratis, medicina y hospital/ pan y alegría nunca nos falten/ que vuelvan pronto los emigrantes, haiga cultura y prosperidad. En estas letras, coinciden todos ellos, late la faceta más interesante del granadino. "Carlos Cano tuvo un momento de desencuentro político, ese Carlos contestatario está ahora mucho más vigente que su figura como cantaor de copla. Él podría haber hecho galas para los socialistas y haber sido un artista del 'régimen del 82' sin embargo no lo hizo y ese es el Cano que me llena, el malafollá que no sentaba bien ni a la izquierda ni a la derecha", explica Aitor Velazquez.

En una sintonía más folclórica aparece Amparo Sánchez, que explica que Carlos Cano la lleva a Granada, y le evoca esa Andalucía que recuerda de pequeña. "La alegre aunque con sus sombras, la de la poesía o el realismo social". En ese momento interrumpe Aitor que recita: esas monjas con bulanicos en la cabeza/, "eso no puede salir más que de la boca de un granaíno". Y amén.

Con Amparo Sánchez además, tiene musicalmente el arraigo genético con los tonos latinos, especialmente los cubanos que a ella siempre le han inspirado. Juan Pinilla en cambio, se encarama al Carlos Cano más contestatario y andalucista. "Él fue el primero que habló del concepto de Andalucía histórica", habla el cantaor de cuando Cano le giraba la cara al concepto de la Andalucía del olé y del fandango.

Laila, Baja de la luna, la Habanera imposible, Moros y cristianos, Verigüés fandango, Con permiso, Dormido entre rosas o Rey Al Mutamid dice adiós a Sevilla, son algunas de las memorias del coplero de los versos sin folklore de propaganda y que vuelven a esa Granada con la que él se hubiera casado en primavera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios