El pintor Luis Gordillo publica su primer libro con frases que "caen de arriba"

  • Rafael Ortiz publica el cuaderno verde donde apuntó "cosas trágicas" y "cachondas"

El pintor Luis Gordillo (Sevilla, 1934) presentó ayer su primer libro, Little memories, en el que se recogen frases sueltas que "caen de arriba", que son "como un soplo" y que escribió entre 1988 y 1999 en un "cuaderno verde" en el que apuntó "cosas duras y trágicas", pero también "cachondas".

Tras reconocer que es un "analfabeto de la poesía" y que es un "mal escritor", el pintor señaló en una rueda de prensa en la Casa de la Provincia que le tiene "gran cariño" al cuaderno verde, que tenía entre los numerosos papeles que guarda y que lo dejó en cuanto le dijeron que se iba a publicar porque "no es nada privado".

El libro, que es el primero de la colección La cara oculta, con el que se estrena la editorial del galerista Rafael Ortiz Los sentidos ediciones, tiene 119 páginas y en las pares están las frases manuscritas por Gordillo, mientras que en las impares se plasma la transcripción mecanografiada.

Las frases, como "dadme pan que vengo sediento:/sediento de dientes impares", "testiculéame que algo queda" o "la vida me sobra/me la han dado crecida", tienen "conexión" con su pintura y a veces son "casi un dibujo informalista", subrayó Gordillo.

El título, que en español significa "pequeñas memorias", se lo ha puesto porque recoge recuerdos de viajes que ha hecho a Nueva York, Múnich, Londres o Casablanca, según el pintor, que califica el contenido del cuaderno como "nada profesional" y con el que mantiene una relación de un abuelo con su nieto porque "le perdono todo lo que tenga de malo".

El pintor, que recibió el Premio Velázquez de las Artes Plásticas en 2007, aseguró que el cuaderno verde lo consulta a menudo porque recoge "cosas pequeñas pero que tienen vitamina", como las "tragedias irónicas" con las que considera que son la mejor forma de "tomarse las tragedias", como la muerte de su hermano mayor Ramón.

Cuando está deprimido, Gordillo asegura que lee El libro del desasosiego de Fernando Pessoa, porque es "tan triste" que finalmente le acaba sacando "del pozo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios