Madonna pasea su solidaridad

  • La cantante y actriz lleva a Cannes el documental 'I am because we are', donde denuncia la situación en la que los niños viven en un país como Malaui

Madonna es una estrella y lo sabe y por ello aprovechó su fama para lanzar en el marco del Festival de Cannes un llamamiento a favor de los niños pobres del Tercer Mundo y, en especial, de los huérfanos a causa del sida en Malaui.

Madonna está en Cannes, acompañada por su esposo, Guy Ritchie, para presentar el documental I am because we are, que se proyectó en un pase privado en el festival. La actriz escribió el guión del documental y es la encargada de narrar la situación en la que viven en Malaui los niños que se han quedado huérfanos por la muerte de sus padres a causa del sida.

Muy concienciada con los problemas de la infancia en Malaui -adoptó en este país a su hijo David, de 2 años y medio-, la cantante viajó allí para la elaboración del documental. "Fui a Malaui para salvar vidas de niños, pero la sorpresa fue que ese viaje me cambió a mí, sufrí una evolución", afirmó la cantante, que agregó que si se quiere cambiar el mundo, "tienes que cambiarte a ti misma".

Madonna, que colabora con la organización Raising Malawi, hizo hincapié en que "no cuesta nada cambiar la vida de los demás. Sólo 10 dólares o una red antimosquitos. Todos podemos hacer mucho".

Preguntada por su experiencia con la adopción de su hijo, la cantante lamentó la excesiva burocracia y, sobre todo, la reacción negativa que se produjo cuando se hizo pública la noticia. La adopción de David Banda por Madonna y Ritchie en octubre de 2006 causó una enorme polémica por los rumores de que, gracias a su fama y riqueza, habían conseguido acelerar los trámites, lo que motivó que organizaciones de derechos humanos tomaran medidas legales para aclarar el procedimiento.

"Lo he pasado muy mal", señaló rotundamente Madonna, que dijo que incluso la llegaron a acusar de haber raptado al niño, al que adoptó cuando tenía pocos meses de vida. Quizás por eso, a pesar de que ella aseguró hoy que no lo hace para justificar esa adopción, se ha volcado en esa organización humanitaria que ayuda a los menores de Malaui y está implicada en la puesta en marcha de un centro para facilitar las adopciones. Y afirmó que lo hace únicamente para "que se más fácil para otra gente adoptar niños".

La actriz, en su faceta más solidaria, destacó que en sus viajes a Malaui ha aprendido que la gente "es igual" en todas partes.

Y que a pesar de que el sufrimiento de los malauianos era palpable, también lo era su alegría. "Tenemos mucho que aprender". Además fue chocante para ella volver a Europa y ver cómo todo el mundo se queja, toma antidepresivos, "y me pregunto quién tiene razón y quién necesita ayuda".

Ante estas afirmaciones, una periodista le preguntó a la diva cómo podría combinar viajes y proyectos solidarios, la vida en Malaui con estar en Cannes, alojada en un hotel de lujo, en el que se ha hecho instalar aparatos de gimnasia. Sin inmutarse consideró "importante ver los extremos del mundo" e insistió en su mensaje de que en todas partes la gente tiene los mismos problemas.

En un plano más frívolo, el que habitualmente muestra ante la opinión pública, Madonna dijo entre risas que si le quedaran cuatro minutos de vida (como en su último éxito 4 minutes), los pasaría con Justin Timberlake, para luego, más seria, señalar que los pasaría junto a sus hijos.

Además de la presentación del documental, Madonna aprovechará su estancia en Cannes para participar esta noche, junto a Sharon Stone, en una gala/subasta para recaudar fondos para la Fundación para la Investigación del Sida de EEUU (AMFAR).

Entre los lotes que se subastarán destaca un Porsche 911 Targa, rojo, de 1976 y procedente de la colección personal de Sharon Stone, copresidenta de la Fundación, según los datos facilitados por la organización. Para asistir a la gala, que se celebrará en un hotel de lujo en la localidad de Moulin de Mougins, a seis kilómetros de Cannes, habrá que desembolsar 40.000 dólares por cubierto para las mesas al fondo de la sala y 150.000 para aquellas que estén en primera línea, cerca de la de Sharon Stone.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios