Malcolm McLaren: "El punk destruyó más de lo que creó"

  • El ex mánager de los Sex Pistols y creador de toda la estética del movimiento juvenil de los años setenta diserta en Madrid sobre las repercusiones que tuvo

"El punk destruyó más que lo que creó, pero esa era su filosofía. La sociedad debía abandonar una actitud pasiva y entrar en acción", asegura Malcolm McLaren, ex manager de los Sex Pistols, durante su visita a España.

Vestido como un perfecto dandy británico en un garaje del centro de Madrid, que durante un día emula los años de revolución contracultural por obra y gracia de una marca de ginebra, Malcolm McLaren diserta sobre el movimiento social que él mismo gestó hace 30 años y del que aún hoy obtiene cuantiosos réditos.

Su audaz clarividencia le convirtió en uno de los padres del punk, movimiento contracultural que nació a raíz de los sencillos acordes de los Ramones para viajar años después al Reino Unido. "Su esencia sigue vigente en la cultura actual, aunque hayamos necesitado 30 años para entender que su aportación es tan importante como el cubismo o el surrealismo", defiende.

Las melodías de Sex Pistols, de los que era manager, y las tendencias de moda creadas junto a la diseñadora Vivien Westwood, sentaron las bases de la contracultura punk, cuya filosofía "estaba en las calles y consistía en mantener una reacción inconformista, actuar en vez de mantener una actitud pasiva apoyada por gente menos convencida en la cultura popular de lo que lo estamos ahora".

"El Londres de mediados de los 70 era miserable y oscuro, y sólo reflejaba pobreza y un futuro poco esperanzador", explica el británico, que también lanzó con cierto éxito sus propios discos. "La moda y la música dieron la oportunidad de crear algo diferente, de reaccionar".

Y es que, recuerda McLaren, el punk surgió en aquéllos que no encontraban respuestas a lo que buscaban porque "las relevantes ideas nacidas en los años 60 no lograron una aplicación real en la década posterior, lo que derivó en una profunda frustración en la juventud del momento, desde la que germinó el punk", explica el británico.

Aunque el discurso nihilista de esta cultura urbana "aún sigue vigente", lo hace "de un modo muy distinto". La tecnología, los hackers -piratas informáticos- y los blogs -bitácoras en Internet- son para McLaren los valedores de "una generación de personas anónimas" en un mundo de la cultura que en estos días está mucho más orientado al consumo.

Y es que, por lo general, "asusta que el punk sea un valor social, porque ataca a buena parte de los intereses principales del 'establishment' actual". En su día, esta revolución "cambió el rostro de las calles, no estaba en venta, aunque mucho de su poder se ha diluido al convertirse en un producto", continua el también ex manager de la banda de glam-rock New York Dolls, quien aceptó el pasado jueves la oferta de una marca multinacional para acudir a un evento conmemorativo junto a Alaska.

"Pete Doherty es hijo del punk, hasta Stella McCartney -la diseñadora hija de Paul McCartney- no es un vástago de los Beatles, lo es del punk", afirma convencido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios