Manolete Manolete

Lugar: Auditorio Manuel de Falla. Fecha: viernes 9 de diciembre de 2011. Aforo: 350 personas.

Segundo concierto del ciclo Los Especiales de Alhambra & Cía en el que el grupo Sidonie presentaba en acústico su álbum El Fluido García. Así se anunciaba en la página del Ayuntamiento granadino el espectáculo programado para la noche del viernes en el Auditorio Manuel de Falla. Los barceloneses traían su más reciente trabajo, pero desde luego no en acústico. El concierto fue enteramente eléctrico para sufrimiento de los aparatos auditivos de los presentes. Cuestionable es la pertinencia de programar en un auditorio municipal grupos de rock del circuito comercial, esos que habitualmente circulan por las salas y cuya inclusión por tanto no aporta ningún hecho diferencial como si ocurriría si el programa se abriera a propuestas más audaces, o a artistas que difícilmente podría disfrutar el público sin la intervención de las instituciones. En lugar de eso, el Consistorio decide abrir sus espacios a grupos a los que no les hace ninguna falta su existencia, pues ya se las apañan a las mil maravillas en el resto. ¿Tiene sentido un equipo de ocho azafatas tratando de mantener en sus asientos a trescientos jóvenes que han acudido a mover el esqueleto? Y por si esto fuera poco, los técnicos de sonido, incapaces de adaptarse a la magnífica respuesta acústica del auditorio, se empecinan en desplegar una amplificación desmesurada para un recinto que no está concebido para absorberla. Así, el resultado es una amalgama sónica indistinguible del ruido. Ello hizo que los muchos matices y arreglos psicodélicos de la propuesta de Sidonie quedaran enterrados bajo la mezcla perpetrada detrás de la mesa de mezclas. Por eso funcionaron mejor los momentos acústicos como Bajo un cielo azul (de papel celofán) que los arranques eléctricos, que fueron mayoría. Metáfora del despropósito y el despiste de las iniciativas públicas en tiempos de recortes, esta fue seguramente la ocasión en que menos público acudió a la llamada del grupo desde la primera vez que visitaran Granada, hace ya casi diez años, dato que debería ser la mejor prueba del escaso olfato con que se ha planteado el ciclo. Ajenos a todos estos elementos en contra, los chicos de Sidonie, siempre dispuestos al hedonismo, disfrutaron e hicieron disfrutar a sus incondicionales con los temas de su nuevo trabajo. El bosque, A mil años luz o Tormenta de verano, junto a temas del anterior, como la excelente Por ti, centraron la mayor parte del repertorio. Puede que hayan perdido algo de la frescura e infalibilidad melódica de sus comienzos, pero la compensan con el uso del castellano que los muestra más cercanos a sus fans. Con todo, no pudo faltar algún guiño a ese pasado glorioso, como el rescatado On the sofa o Sidonie goes to moog para los que contaron con la colaboración sorpresa de Harry Up!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios