Manuel Talens lleva la lucha de clases al cielo

  • El escritor presenta 'La cinta de Moebius', una sátira sobre el mundo

"Es una novela subversiva", dice. El granadino Manuel Talens, escritor, traductor, pensador, ha decidido poner la corte celestial patas arriba en su última novela, La cinta de Moebius, una cruda crítica sobre el mundo de hoy. "Cuenta la historia de un cielo marxista desde el punto del vista del Arcángel San Gabriel", explica el autor. "Dios está en coma con alzheimer y San Gabriel, como depositario de la cultura en el cielo, decide tomar el poder. A partir de ahí se produce una lucha de clases en el cielo. La novela es una metáfora, una manera de poner en evidencia a la sociedad actual, una sociedad cuya mayor enfermedad es el olvido, que no se acuerda de lo que pasó ayer".

La cinta de Moebius, que fue publicada en octubre, ha alcanzado ya su segunda edición, lo que demuestra que el libro está funcionando. Manuel Talens, por su parte, se muestra como un francotirador solitario al margen de modas y libros de éxito al uso. "El panorama literario en España está como el panorama literario en el resto de países occidentales. Funciona solamente la literatura anestésica. La literatura de los problemas reales de la gente de la calle pasa inadvertida. Y eso se debe a que quienes se encargan de exponer ante el público cuáles son los libros interesantes son los medios de comunicación. Y esos medios están mucho más interesados en historias de entretenimiento que en la historia real. Están más interesados en los best-sellers, que representan un consumo rápido e inútil de la literatura".

Para Talens, España, además, muestra un mayor atraso que el resto de los países europeos en cuanto a consumo de literatura. "España es un país con un enorme atraso", dice. "A diferencia de Francia, España no tuvo su revolución, aunque fuese burguesa, ni pudo cargarse a la Iglesia ni al estamento ultraderechistas".

El escritor también se queja de que "España es un país donde no se lee o se lee muy poco. La globación nos ha igualado a todos, pero hacia la baja. Más que la cultura, lo que prima es el entretenimiento, los programas del corazón, la prensa rosa. Las televisiones emiten programas educativos de interés a las cinco de la mañana porque tienen la obligación de emitirlos. Pero si estuvieran interesadas realmente en ofrecer cultura a la gente, podrían poner esos programas en horarios de máxima audiencia. El que los pongan de madrugada no es casualidad".

¿Y a que se debe que las generaciones de jóvenes no lean tanto? "Eso es porque estamos en la era de la imagen y eso es lo que hay. La lectura requiere un esfuerzo y querer ponerse delante de un libro para leerlo. Ahora lo que interesa es sólo la imagen, que no supone ninguna tarea. Eso ha dado lugar a que haya muy poco interés por la cultura", comenta el escritor granadino. "Pese a ello, también creo que hay un buen grupo de jóvenes que siempre quiere leer y siempre está interesada en los conflictos y en los problemas. Esa franja de jóvenes es la que interesa". Manuel Talens quiere agitar a esos jóvenes. Para eso ha escrito una novela subversiva, como él afirma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios