Marsé "ajusta las cuentas" a las adaptaciones de sus obras al cine

  • El escritor barcelonés, en pie de guerra contra algunos cineastas, ya tiene escritos más de 200 folios de su nueva obra, trabajada por primera vez "capítulo a capítulo"

El escritor Juan Marsé avanzó ayer que su nueva novela incluirá un "pequeño ajuste de cuentas" con los guionistas y directores de cine que han adaptado sus obras al séptimo arte, porque "todas las películas son muy malas", y ha agregado que de forma enmascarada también tratará sobre su adopción. El barcelonés afirmó esto durante la presentación de Ronda Marsé (Candaya), un recorrido por los casi 50 años de indagación crítica de su obra, concebido por su autora, la profesora universitaria Ana Rodríguez Fischer, como un libro plural y poliédrico -que incluye un DVD- en el que se subraya la influencia del autor de Últimas tardes con Teresa en otros muchos novelistas.

Aunque Juan Marsé advirtió de que no le gusta nada hablar de la tarea literaria en la que está enfrascado, indicó que tiene ya escritos más de 200 folios de su nuevo relato, que por primera vez a lo largo de su trayectoria: "Trabajo capítulo a capítulo hasta que no lo termino".

Preguntado por este hecho, el narrador señaló que con la edad desconfía más que antes y se ha vuelto "muy quisquilloso", aunque ha reconocido, que en esta ocasión, tiene "la historia muy completa en la cabeza".

Afirmando que le gusta más "escribir que publicar", dio a conocer que todavía no tiene el título pensado, pero sí que se trata de un libro con una estructura "muy compleja", con historias que se van trazando entre ellas, y que transcurren, algunas de ellas, entre 1948 y mitades de los cincuenta y otras suceden de "los años ochenta y tantos hasta hoy, donde hay la referencia a los peliculeros. Pero -subrayó- no voy ha explicar más, porque es muy complejo todo y si lo cuento mal, lo estropeo. Tengo que escribirlo para contarlo", apostilló.

Pidiendo que incidiera más en sus opiniones contrarias a las adaptaciones cinematográficas que se han hecho de sus novelas, Juan Marsé precisó que espera que el ajuste de cuentas que incluirá "sea divertido". A su juicio, todas las adaptaciones, desde El embrujo de Shangai, de Fernando Trueba, a Últimas tardes con Teresa, de Gonzalo Herralde, son "malas, y es inútil que hayan sido fieles al texto".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios