Memoria jonda de 2011

  • La crisis ha afectado notablemente la programación flamenca en Granada y muchos artistas han visto cómo sus espectáculos perdían ingresos y espectadores

El pasado año quedará marcado en esta memoria jonda por el ineludible argumento de la crisis y su impacto en el mundo del flamenco. Quienes profesan este arte como modo de vida han visto reducidos sus ingresos de forma notable, si bien las academias, los tablaos y los festivales han sido los sectores con más descenso económico. Al ser menor la afluencia de público en los festivales, las pérdidas que supone encontrarse cuentas menos generosas en la recaudación de taquilla hacen que los programadores reduzcan sus actividades, con la consiguiente caída en efecto dominó en productores, coreógrafos, maquilladores, bailaores, cantaores, guitarristas, técnicos de sonido y puestos de trabajo que se generan de forma indirecta en torno a esta música.

Resulta algo complejo extraer cifras exactas dado el recelo que algunos artistas aún tienen para sacar a la luz su intimidad económica, pero no obstante hemos realizado una encuesta que nos puede mostrar de forma fiable, y con datos porcentuales, que en el caso de los tablaos, los que siguen funcionando (algunos tuvieron que cerrar) han tenido pérdidas de entre un 5% y un 15 %, según los datos extraídos. En cuanto a las academias, las consultas realizadas nos muestran un descenso del 20% en la matriculación de nuevos alumnos. Los festivales flamencos, que son los más castigados por la crisis (como dato a tener en cuenta, han desaparecido más del 70 % de los que existían hace 30 años) vieron reducidos sus presupuestos en casi un 50 % en el último lustro, lo que ha llevado a disminuir en la mitad el número de artistas por festival. Las figuras de primera línea han visto reducida su contratación entre un 20% y un 40 %, si bien la causa principal en este caso es la negativa de los mismos a reducir su caché artístico.

El nivel de programación en Granada, empero, ha mantenido la altura, si bien los criterios a la hora de programar cada vez son menos técnicos o expertos, a favor del amiguismo. No obstante, el ciclo Los Veranos del Corral del Carbón mantuvo con dignidad el público de otros años y una programación de altura. El Centro de Interpretación del Sacromonte y La Chumbera siguieron dándole prioridad a los artistas locales frente a los foráneos, y el Festival de Otoño, eclipsado por la omnipresencia de Juan Andrés Maya como director y artista, ha contado con figuras de gran renombre. La Peña de La Platería, que mantiene intacta su identidad de señera y señora de cuantas peñas existen en Andalucía, aumentó su programación con la proyección de películas de cine de temática flamenca dirigidos por el profesor Carlos Linares.

Un año flamenco marcado por el luto que se guarda a la memoria de nuestro histórico genio del cante, Enrique Morente. Durante 2011 han aparecido joyas inéditas musicales del maestro, así como grabaciones en vídeo de sus últimas apariciones y la proyección de la película documental en la que Morente basó sus últimos alientos. Junto a Morente, nos han dejado este año el imprescindible artista sacromontano Juanillo Heredia, una de las máximas autoridades del Sacromonte, cantaor, guitarrista y referente en la lucha de la dignidad del pueblo gitano. También perdió la vida otra sacromontana de gracejo personal inolvidable, La Comino. Hija del escultor Luis Heredia y bailaora. Y hace apenas unos días, concluyendo esta memoria, La Presy, una india comanche convertida en gitana del Sacromonte, nos dijo adiós.

Los cantaores Curra Arroyo y Ángel Rodríguez 'Chanquete', recibieron sendos homenajes, tras más de 50 años dedicados al mundo del flamenco. El libro de flamenco más vendido en 2011 fue La Zambra de Granada y los flamencos del Sacromonte de Curro Albayzín. En agosto, la joven cantaora Ana Mochón estuvo a las puertas de conseguir la Lámpara Minera del Festival Internacional del Cante de Las Minas. Dos meses más tarde, en octubre, nos enteramos de la maternidad de una de las mejores bailaoras que ha dado nuestra tierra, Eva La Yerbabuena. Es tanta la dimensión artística de Eva, que de la gira internacional que tenía prevista para el próximo año y que ha pospuesto por su embarazo, no se ha suspendido ni un solo concierto: al contrario, los programadores esperarán para ver a La Yerbabuena en 2013.

Con todo, un año de luces y sombras en el que no se ha llegado a ningún acuerdo sobre las reivindicaciones de los colectivos flamencos que claman por una menor politización del arte y una gestión pública basada en criterios artísticos y no políticos. Las previsiones para 2012 no son nada favorables para la industria del flamenco, pero como bien se sabe el arte flamenco, lo que es el rito y la esencia, no sufre ningún tipo de crisis y se encuentra quizá en uno de los momentos más creativos y brillantes de sus 300 años de historia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios