Michael Jacobs hace de Frailes el Macondo español

  • 'La fábrica de la luz' habla del pueblo jiennense en el que el hispanista vive desde 1998

El hispanista Michael Jacobs (1952) ha convertido el pueblo jiennense de Frailes, donde vive desde 1998 y donde ha escrito buena parte de su obra, en "el Macondo español", en frase del historiador Paul Preston que él celebra con risas durante la entrevista con Efe por la publicación de La fábrica de la luz.

La fábrica de la luz (Ediciones B) es el título del libro autobiográfico que, con prólogo de Paul Preston, ha sido traducido al español y que Jacobs presentó en Londres en 2004, en una ceremonia en la que se bebió vino de Lopera, otro de los pueblos de Jaén que salen en este libro y por los que este autor británico, que en nada quiere parecerse a un antropólogo, siente veneración.

El título se debe a una fábrica de las afueras de Frailes, a la luminosidad de Andalucía, al cine de Frailes llamado España y abandonado desde hace años, pero que Jacobs consiguió reabrir para, como se cuenta en el libro, proyectar el que fue el gran éxito de esa sala, El último cuplé, para lo cual invitó a Sara Montiel, que acudió gustosa ante la incredulidad de los vecinos.

Manolo 'El Sereno' le explicó a Sara Montiel que cuando se estrenó la película en Frailes, "ríos de semen corrieron por la sala", una imagen que la actriz manchega supo celebrar, según explicó Jacobs, quien aseguró que 'El Sereno', analfabeto hasta los veinte años, autodidacto y amigo de escritores como Juan Eslava Galán, es el protagonista de La fábrica de la luz.

Otros personajes reales del libro son 'El Tirapeos' o 'El Follao', si bien Jacobs aseguró que no ha tratado de hacer antropología, para que su obra se lea como una novela: "Por eso no he abundado en la zoofilia, ni en la burra de Domingo, para visitar a la cual había una cola de hombres, que se subían a una caja de Coca-Cola...".

"El libro es una carta de amor al pueblo de Frailes; aunque se lea como una novela todo lo que cuenta es verdad; he contado lo importante de lo fantasioso en el mundo cotidiano, siempre desde el realismo", aclaró el autor, quien destacó las cosas raras que suceden en Frailes, como que la mayoría de los hombres se llamen "Custodio" y algunas mujeres se llamen "Custodia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios