Michael Sheen se enfrenta ahora a Nixon

  • El actor, que interpretó a Tony Blair en 'The Queen', vuelve a tener líos políticos

Al británico Michael Sheen la política le interesa muy poco, pese a que sus papeles más importantes en el cine hayan llegado con películas tan políticas como The Queen o El desafío: Frost contra Nixon, un filme que presenta en Estados Unidos el 25 de diciembre y se estrenará en febrero en España.

Pese a que su rostro siempre irá asociado al nombre del ex primer ministro británico Tony Blair, a quien interpretó en The Queen (2006), y a que ahora vuelve a la gran pantalla con un filme que retrata las históricas entrevistas que Richard Nixon ofreció al presentador David Frost tras dimitir como presidente de EEUU, Sheen reconoce que no le interesa lo más mínimo la política.

"El mundo de la política no me interesa especialmente. Me parece fascinante el mundo en general y lo que más, las personas", explicó el actor a un grupo de periodistas en Nueva York, donde aseguró también que Nixon no le importaba antes de embarcarse en ese proyecto, primero teatral y ahora en el cine.

En la película que dirige el oscarizado Ron Howard (Una mente maravillosa, Cocoon, El Código Da Vinci), Sheen se pone en la piel de Frost, el showman que, tras pagar una cifra astronómica, consiguió una serie de entrevistas en exclusiva con Nixon (interpretado por el estadounidense Frank Langella) tres años después de su dimisión por el caso Watergate.

"Deben culpar al guionista de que en los últimos años me haya involucrado en estas películas", dijo Sheen sobre su aparente afición a asociarse a unas producciones en las que la política aparece en mayúsculas. El actor se refirió así a la labor de Peter Morgan, guionista de The Queen y El último rey de Escocia, y que escribió Frost/Nixon primero como representación teatral y, más tarde, como guión de cine.

"Morgan me da la oportunidad de interpretar esos guiones, de los que me parecen muy interesantes las personas que aparecen y las situaciones que reproducen", reiteró Sheen, que, sin embargo, reconoció que, tras su experiencia cinematográfica en ese tipo de filmes, ha aprendido "algo más de política".

El británico, cuya interpretación de Blair en The Queen le valió un premio BAFTA como mejor actor, aseguró que, hasta que no recibió el proyecto de Morgan, todo lo que sabía del escándalo Watergate que acabó con el mandato de Nixon en 1974 fue "gracias a la cinta Todos los hombres del presidente".

"Esos acontecimientos ocurrieron cuando yo era sólo un niño y no me interesaba nada de eso", argumentó Sheen, que, antes de ponerse a las órdenes de Howard, había interpretado a Frost en más de 350 representaciones en el West End londinense y en Broadway.

El actor explicó que, si había aprendido algo de Frost/Nixon, era a saber "lo negativo que resulta ver a un personaje en dos dimensiones". "Se ha visto a Nixon como un símbolo de corrupción y poder, y cuando a alguien se le trata en tan sólo dos dimensiones, no se puede aprender nada de ello", dijo el actor, que reconoció que interpretar a personas reales le resulta "desafiante".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios