Miguel López da voz a la poesía y a las composiciones de Mario Maya

  • El disco 'Canto a los poetas', con gran parte de los temas firmados por el bailaor y coreógrafo granadino, reúne textos de Lorca, Machado, Jiménez, Felipe y De Loxa

Es de común conocimiento, sin discusión, la altura del baile de Mario Maya. Puedo afirmar, sin ningún miedo, que Mario Maya, junto con Antonio Gades, ha sido el mejor coreógrafo flamenco del panorama español. Sin embargo, más desconocida es su faceta como compositor. Mario Maya era el compositor, coreógrafo y parte integrante, si no protagonista, en la interpretación de todos sus espectáculos.

Miguel López se define como cantautor flamenco. Puede ser cantautor porque canta y compone, puede ser flamenco porque se queja con jondura y entre su música aletean los ritmos de las cantiñas, de las bulerías, de las granaínas y hasta de los tangos. Sin embargo, no es un cantaor al uso. No se le puede pedir pureza, porque ni la ofrece ni la busca. Pero tiene ese regusto, ese pellizco, ese aguardiente, que te obliga a decir un ole sentido a cada paso.

Miguel emigró de su Jaén natal hasta Cataluña, donde se formó como artista comprometido y tomó conciencia de su identidad como emigrante. Los ecos andaluces los llevaba en la sangre, en el instinto. Mario Maya, en plena efervescencia a través de El Piki, lo buscó para su espectáculo Ay jondo, con libreto de Juan de Loxa, y lo incorporó a su compañía, donde haría Diálogos del Amargo. Con el bailaor granadino colaborará durante siete años, tras los cuales vuelve a su pueblo a trabajar como jornalero en la aceituna, a raíz de la muerte del guitarrista Isidoro Carmona, también de la compañía de Mario, con el cual compartía bastantes inquietudes. Entre estos proyectos, se encontraba la elaboración de un disco dedicado a los poetas.

Canto a los poetas acaba de ver la luz. Se trata de un disco que se ha convertido en el desgarrado homenaje de un hombre a sus compañeros de fatigas, en un sentido tributo a la memoria de Mario Maya e Isidoro Carmona.

El álbum lo componen diez temas, seis de los cuales firma Mario Maya, mientras que el resto son del propio López. Así, se versionan poemas de Lorca como la Baladilla de los tres ríos y Amor que vengo herido; de Juan Ramón Jiménez, como El viaje definitivo y Calle de los Marineros; la desgarradora Autobiografía de León Felipe, que se introduce con un recitado con la voz del poeta; Camino de los campos y He andado caminos de Antonio Machado; y Andalucía de Juan de Loxa. Con aires de Cádiz se canta también Cuéntame alegrías, con letra de Mario; y A mis niñas, de Miguel López.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios