Mil sensaciones

Comentarios 1

Con la llegada del otoño la ciudad de Granada se llena nuevamente de música. Tras el descanso estival, la Orquesta Ciudad de Granada inicia su temporada de conciertos, y con ella se despiertan las ilusiones de aquellos que acuden a ella para compartir momentos llenos de buena música. No importa si se trata de oyentes habituales o esporádicos; lo verdaderamente importante es que cada fin de semana, durante un par de horas, la música nos transporta a un universo onírico en el que no existen las preocupaciones ni el estrés, y en el que la desidia y la rutina cotidianas se disipan en un horizonte de mil sensaciones. Esta es la magia de la OCG.

Veinte años no son nada

Al comienzo de su vigésimo primera temporada la OCG está más viva que nunca. Los músicos veteranos siguen manteniendo la ilusión de los inicios, que se une a la de las más recientes incorporaciones. La formación afronta, bajo la dirección de su actual titular Salvador Mas, un futuro prometedor que se encamina a resucitar la buena salud y proyección internacional que vivió a comienzos de esta década. Atrás quedan desencuentros artísticos y zancadillas políticas, dificultades que se fueron salvando gracias a la enorme vocación y entrega de sus componentes, un grupo de músicos venidos de múltiples puntos de origen que hoy se consideran orgullosos de ser granadinos de adopción. Precisamente esta cualidad, la de contar con un grupo humano preocupado por hacer buena música y por crecer artísticamente día tras día, es la que destaca a la OCG frente a otras formaciones andaluzas y nacionales.

Hace veinte años, a finales de los ochenta, la por entonces limitada vida cultural granadina veía nacer un proyecto cultural sin precedentes en esta ciudad: la creación de una orquesta que, de manera permanente, desarrollase su actividad en Granada. La quimera se hizo realidad cuando, en junio de 1990, se presentó el primer embrión de la actual OCG: la Orquesta de Cámara Ciudad de Granada. De ahí se dio el salto a la orquesta clásica, y desde entonces la orquesta no ha parado de crecer. Juan de Udaeta, Josep Pons o Jean-Jacques Kantorow fueron los directores que precedieron en su andadura a Salvador Mas; pero no son los únicos nombres propios de nuestra orquesta, pues en cada puesto, en cada atril, contamos y hemos contado con grandes valores de la música que han hecho realidad los intereses de aquellos que empuñaban la batuta.

Ya han pasado dos décadas, en las que se refleja un balance positivo tanto en logros obtenidos como en perspectivas profesionales. Durante este tiempo se han escrito las primeras páginas en la historia de una de las formaciones sinfónicas españolas más importantes, y ha sido una labor digna, necesitada del esfuerzo y entrega de muchos, y a veces amenazada por mentes obtusas que no supieron valorar la grandeza de este proyecto. Hay que recordar que ello ha sido posible también gracias al público, que siempre ha apoyado y defendido a la OCG. La sociedad granadina de hoy en día ha crecido culturalmente con su orquesta; en su seno se han desarrollado iniciativas tan interesantes como la Asociación Amigos de la OCG, que lleva quince años apoyando la labor artística de la orquesta, y ampliando con múltiples actividades y publicaciones el panorama cultural de la ciudad. Sin este apoyo, sin ese personaje colectivo que es la audiencia, el sueño de la OCG no habría podido hacerse realidad.

Ante el vigésimo aniversario, recordamos la reflexión que José Luis Jiménez, su actual gerente, manifestaba sobre las perspectivas de futuro de la formación: "Hemos dado el primer paso, y ahora hay que dar el segundo: lanzarnos fuera de nuestro entorno habitual y darnos más a conocer en el panorama nacional y europeo, manteniéndonos en la línea de orquesta que somos".

Un nuevo curso a examen

Con Salvador Mas en la dirección artística y José Luis Jiménez en la gerencia la Orquesta Ciudad de Granada ha recuperado en apenas dos años buena parte de aquel esplendor que se conserva en la memoria de muchos. Imprimiendo un sello propio a la programación, Mas está sacando partido a su amplio conocimiento de la tradición musical centroeuropea. De este modo, la programación para este curso abundará en la música de autores bien conocidos, como Bach, Händel, Mozart, Haydn, Beethoven, Schubert, Schumann, Brahms o Bruckner. No es de extrañar que el actual director titular apueste por el repertorio barroco, clásico y romántico de Centroeuropa, tan presente en la trayectoria profesional de Mas; se trata de un repertorio que se adapta bien a la actual plantilla de la OCG, y que contribuye a dar a conocer los grandes nombres de la música, que proporcionan el agrado de los iniciados y facilita el acercamiento de los nuevos oyentes.

Pero no todo es tradición en la programación de este año. Tendremos miradas hacia el nacionalismo escandinavo, con un concierto dedicado a Grieg y Sibelius. También habrá una mayor presencia de las escuelas iberoamericanas, que desde mediados del siglo XIX fueron desarrollando una música alternativa a la herencia europea sumamente interesante. También habrá nombres propios de la música contemporánea, como Stravinsky, Honegger, Hindemith, Britten o Berg; con ellos se establecerán interesantes contrastes entre músicas del pasado y del siglo XX. De este modo, la temporada que se inicia el próximo 30 de septiembre engarzará distintos autores, estilos y estéticas en un perfecto equilibrio entre tradición y diversidad.

Por otro lado, este año la OCG participa en el Ciclo de intercambio entre orquestas españolas; nuestra orquesta saldrá de Granada para participar en las temporadas de otras orquestas, las cuales vendrán a tocar a nuestra ciudad. La primera orquesta que tendremos la oportunidad de escuchar será la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, que será la protagonista del segundo concierto extraordinario de la temporada.

En cuanto a la proyección internacional, de momento, las salidas al exterior están limitadas por las dificultades presupuestarias que éstas suponen. La crisis económica ha frenado considerablemente los circuitos internacionales, pero ya se está trabajando en una gira internacional para dentro de dos temporadas. De momento, nos conformaremos con volver a escuchar a la OCG en el remodelado y, por fin, terminado Auditorio Manuel de Falla, el espacio idóneo para una orquesta de calidad como la nuestra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios