Morente sueña a Lorca

  • El cantaor recibe el Pozo de Oro de Diputación dentro de los actos del '5 a las 5' y recalca en su discurso la trascendental presencia del poeta en su vida y en su obra

"Habrá personas que amen más a Federico, que no, pero sí habrá quien lo ame igual". Son las palabras de Enrique Morente tras recibir en la solapa de su chaqueta la insignia Pozo de Oro de la Diputación de Granada. Anteriormente, en la Casa-Museo García de Fuente Vaqueros, el artista había hecho entrega de un cedé con una versión flamenca del Llanto por Ignacio Sánchez Mejías. Una canción aún sin mezclar "porque los técnicos beben", dijo Morente en un tono distendido que mantuvo luego en el acto protocolario con el presidente de Diputación, Antonio Martínez Caler; la viceconsejera de Cultura, Isabel Muñoz; el director del Patronato García Lorca, Alfonso Alcalá; y el alcalde de Fuente Vaqueros, Antonio Almazán, quien se refirió a la localidad como "un simpatiquísimo y liberal pueblo de la Vega granadina". Y Morente, con unas llamativas botas blancas de punta, recordó una frase del "cortillo" que con "sabiduría" dirigió Sánchez Montes, el documental Morente sueña la Alhambra: "Descubrí a Lorca cuando mi cultura era más bien de primer curso o segundo de colegio", dijo el cantaor. "Cuando leía novelas del Oeste cayó un libro en mis manos, Doña Rosita la soltera, y aunque estaba acostumbrado a los indios y a las plumas, es curioso cómo Federico es capaz de transmitir a quien no tenía conocimiento de la literatura el amor por su entorno". Pero las cosas han cambiado, y Morente citó en su discurso a Tolstoi y Dostoievski: "Si hiciéramos caso a estos escritores estaríamos de otra manera", dijo el cantaor en su encendida loa de la literatura rusa. Después regresó a Federico García Lorca para subrayar la "continua sorpresa" de sus escritos: "El mismo poema es otro cuando lo lees quince años después". Y asomó el músico al que glosó Alfonso Alcalá en la presentación mientras Morente ponía un rictus como si estuvieran hablando de otra persona: "El arte sin sorpresa no me interesa, un disco debe emocionar escuchado hoy y después de veinte años", dijo entre los aplausos del público, que rió con ganas las ocurrencias del autor de El pequeño reloj. Como cuando se perdió en mitad del discurso en una reciente anécdota protagonizada por el propio cantaor, el guitarrista Petete y un asesor fiscal. También Alfonso Alcalá tiró de anecdotario para recordar una actuación del cantaor en el Teatro Falla de Cádiz. Al término, un reconocido purista fue preguntado sobre el concierto: "Habría que excomulgarlo pero Santo Dios, canta como los ángeles". De momento, ayer le condecoraron con una insignia "que no me va a quitar nadie", dijo el cantaor tras disculparse previamente "porque habrá gente que merezca este premio más que yo".

Por último, dejó claro que el Pozo de Oro en su solapa no es un premio más: "Quizás yo le deba tanto como el que más a Lorca".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios