Morente se une por tangos a la gala final

  • Guillermo Fernández presenta 'De gitanos y tangueros', un disco en el que entremezcla los dos géneros musicales

El Festival Internacional de Tango tendrá un cierre de lujo esta noche con el espectáculo De gitanos y tangueros, del cantante Guillermo Fernández, que estará acompañado en sus momentos finales por el cantaor granadino Enrique Morente. Aunque la presencia de Morente no estaba prevista en un principio, el cantaor ha decidido sumarse al espectáculo interpretando algunos tangos, entre ellos la versión de Caminito con que rindió homenaje hace unos meses a Fernando Fernán Gómez en su funeral.

Guillermo Fernández presenta en Granada un trabajo doble bastante curioso, De gitanos y tangueros: un disco está dedicado a los gitanos y el otro, a los tangueros. El que se refiere a los gitanos narra, a través de varias canciones que mezclan tango y palos flamencos, la historia real de Rocío, una mujer albaicinera de 30 años que emigró a Buenos Aires y se enamoró de otro gitano, Manuel, un albañil.

Al poco de conocerse, ella quedó embarazada. Una noche irrumpió un hombre en la vida de la pareja y declaró estar enamorado de Rocío. Manuel y el hombre se enfrentaron por la mujer y en la pelea, Manuel cayó muerto. Rocío, que hasta entonces se había ganado la vida cantando flamenco, decidió dejar de hacerlo y se dedicó a cantar tangos. De eso vive ahora en Buenos Aires mientras cuida de su hija.

"La historia es un verdadero drama y yo decidí hacer varios temas sobre ella", explica Fernández. "Hay canciones que son soleás con tanto, o rumbas flamencas y tango. Hablo en ellas de los gitanos de San Telmo, que es un barrio en Buenos Aires muy parecido al Sacromonte. Yo conocí allí a muchas familias gitanas y he asistido a casamientos. En realidad, lo que hice con este disco es un Romancero gitano tango".

Guillermo Fernández tiene una explicación muy clara y muy directa cuando se le pregunta por qué tiene tanto éxito el tango fuera de Argentina. "Porque tiene mucho que ver con la danza", dice. "Yo siempre he dicho que la danza le devuelve al ser humano el rol real entre machos y hembras, y el tango es perfecto en eso. En el tango la mujer se siente mujer y el hombre se siente hombre, se regresa a la esencia de las cosas".

Fernández, que es toda una estrella en su país, Argentina, estuvo viviendo varios años en Nueva York y luego se instaló en las Vegas, en donde protagonizó el musical Latin quarter durante 1986, musical que propició que fuese nombrado el mejor cantante de la temporada. Ha participado en varias obras de teatro y en dos películas. También acompañó durante una temporada a Julio Bocca en el espectáculo Bocca Tango, que obtuvo llenos absolutos en todas sus representaciones en Buenos Aires.

A mediados de año regresará a España para presentar la película en la que él es el protagonista, Me robaron el papel picado, y que narra la historia de un director de cine argentino que trabajaba para los estudios más importantes de Buenos Aires cuando éstos fueron cerrados y demolidos por la dictadura argentina. El director se enfrentó hasta el último derecho a la dictadura para reclamar su derecho a hacer películas. Fernández, que dice que los países que más interés que ofrecen por el tango son Francia, Japón y Noruega, comienza a notar también una gran pasión en España por ese género músical. "Está subiendo", dice.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios