Motril salda su deuda con la historia

  • El primer museo histórico de la ciudad abre hoy sus puertas como un espacio dinámico, interactivo y moderno con recreaciones virtuales, proyecciones en 3-D y vídeos

Motril es una ciudad milenaria que ha servido de asentamiento a muy diversas culturas a lo largo de los siglos, las cuales han ido dejando sus huellas. Sin embargo, estas últimas se han ido borrando más que en otras localidades, hasta el punto de hacer su historia desgraciadamente desconocida. Para intentar paliar este lastre cultural, nace el proyecto del Museo de Historia de Motril, que abrirá sus puertas hoy, a las diez y media de la mañana. Se trata de un espacio dinámico, interactivo y moderno con recreaciones virtuales, proyecciones en 3-D y vídeos para vivir la historia de forma directa y que recogerá muestras artísticas temporales y permanentes.

Al entrar en el museo, el visitante se encuentra con la bienvenida de personajes históricos como la madre de Boabdil, el cardenal Belluga o Francisco Javier de Burgos. Junto a la puerta está la sala de recepción, a continuación hay un patio interior en el que ya se puede admirar la envergadura y belleza del edificio. En esta planta se ubica la sala de exposición temporal, donde se exhibirán programas tanto de producción propia como externa, con temáticas diversas y de aspectos transversales a los desarrollados en la exposición permanente del museo. También cuenta con la sala del Territorio y el Tiempo, donde se contemplarán recreaciones de la vida en la ciudad en distintas épocas, así como de sus costumbres.

En la primera planta se realiza un recorrido desde la época de los primeros pobladores, pasando por el Islam, la historia de la difícil convivencia entre nazaríes, castellanos, mudéjares y moriscos, la defensa de la ciudad, hasta llegar al siglo XVII, dedicado al azúcar.

El museo cuenta con una segunda planta en la que se narra la Ilustración, los habitantes insignes, la época contemporánea, el siglo XX, la Guerra Civil y la postguerra y la ciudad que se construye de cara al futuro. En total, el museo alberga 10 ejes temáticos.

Con una inversión total de 1.300.000 euros (800.000 dedicados a la rehabilitación del edificio y lo que resta a la musealización) la empresa Tecforma ha sido la encargada de recomponer la historia de la ciudad y de configurar el museo con un novedoso método en el que se combina el tradicional sistema de paneles informativos, con proyecciones en las que los protagonistas históricos de Motril cuentan en primera persona cómo eran sus vidas. Además, los visitantes disfrutarán de proyecciones audiovisuales que muestran el aspecto de Mutrayil (el nombre de Motril en sus orígenes), gracias a los efectos del 3-D, tanto en lo que respecta a su fisonomía como en el devenir diario, a través de locuciones de actores caracterizados como personajes de la época.

El museo ha contado con la financiación de la Junta de Andalucía con cargo al plan Proteja.

El nuevo espacio cultural contará también con una amplia y diversa programación de actividades paralelas enfocada a satisfacer las necesidades de diversos tipos de público, como escolares, locales, turistas, grupos específicos, familias, mayores y grupos con necesidades específicas.

Una de las características de este lugar es que ha contado con la participación de los motrileños, a los cuales el Ayuntamiento realizó un llamamiento para que donaran objetos que fueran de valor histórico y que conservaran en sus casas. Y así lo han hecho. También se ha contado con la colaboración de renombrados historiadores de Motril para el proyecto museográfico.

El Museo de Historia de Motril cumple varias finalidades: en primer lugar, dotar la ciudad de señas de identidad propias que pervivan en la memoria de todas las generaciones; en segundo, recuperar un edificio motrileño señero, además de incrementar los atractivos culturales y turísticos del municipio. Y, por último, saldar una deuda histórica pendiente.

El horario habitual del museo será de martes a sábado, de 10 a 13:30 horas y de 17 a 20:30.

Una casa señorial

Este edificio, que quiere convertirse en un referente a nivel provincial, está ubicado en la famosa y céntrica Casa Garcés, cuya puerta principal da a la calle Cardenal Belluga y la trasera a Comedias. Este inmueble es uno de los más emblemáticos de Motril y perteneció en su día al periodista motrileño José Garcés Herrera (1886-1948), quien acabada la Guerra Civil, hacia 1942, compró esta casa señorial que años atrás sirvió de cuartel durante la contienda. Cronológicamente es difícil de datar, según historiadores consultados, pero todo apunta a que su primera construcción se remonta al siglo XVII, y que puede ser uno de los edificios que constituyeron lo que las fuentes denominan casa-muro, por tanto, hacía funciones de muralla ante los asedios de los invasores, por lo que sus puertas en días de rebato se tapaban a piedra y lodo para mayor seguridad de la entonces villa.

Es un edificio de gran austeridad formal que presenta una doble fachada, una a la calle Comedias y otra a la calle Cardenal Belluga. En su interior se disponen tres plantas de unos 180 m2, cuya estructura ha sido conservada aunque remodelada para adaptarse a los requerimientos del nuevo museo.

De hecho, el proceso de rehabilitación del edificio ha sido arduo, en el que incluso se produjo un desprendimiento lateral del edificio, que puso en peligro su conservación, aunque finalmente pudo ser conservado. En este proceso también se produjeron sorpresas, como la aparición en la segunda planta de una arcada de ladrillo que se encontraba emparedada o la recuperación de la baranda de madera del primer piso, que se ha restaurado y engalana dicha planta, de la que se ha hecho una copia idéntica para la segunda planta. También se añadió el espacio que ocupaba una antigua cochera que se ha aprovechado para ubicar las escaleras de acceso y salida a las dos plantas que conforman las salas de exposición permanente del museo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios