Muere el cineasta francés Claude Chabrol

  • Precursor de 'La Nouvelle Vague' francesa que revolucionó la historia del séptimo arte, exploró la sociedad burguesa más allá de su fachada durante sus 40 años de carrera.

Comentarios 2

Se burlaba sobre la vejez y no daba  importancia a una carrera meteórica: "El triunfo es la muerte de un  cineasta. Yo tuve pequeños hermosos éxitos", dijo el cineasta francés Claude Chabrol con motivo de su 80 cumpleaños el pasado junio. El  ayuntamiento de París anunció este domingo su muerte

Con más de 60 películas, Chabrol era uno de los cineastas más  importantes de Francia, con clásicos como La mujer infiel (1968),  Que la bestia muera (1969) o El carnicero (1969). Una de sus  últimas cintas fue Bellamy, que se presentó en el festival de cine  de Berlín, la Berlinale, en 2009. 

Chabrol se dedicó a hacer cine durante más de 40 años, en los que exploró sin piedad la sociedad burguesa más allá de su fachada,  indagando profundamente en los abismos humanos. 

"Nuestra generación no pensaba en la carrera, queríamos crear obras. No estoy seguro de que hoy en día se intente realmente hacer  cine", dijo Chabrol hace unos meses. Era crítico y no solo con la  burguesía, a la que bien conocía, pues formó parte de ese estrato  social, cuya hipocresía y afán por las apariencias puso  inagotablemente en evidencia. 

Observó a las personas y sus impulsos. Los festivales cinematográficos y los premios eran para él un escaparate de la vanidad y de la apariencia.

Los comparaba con tómbolas que no tienen  mucho que ver con la calidad del cine que muestran y premian. Cannes era para él un circo mediático.

La intransigencia, el cinismo y la honestidad sin piedad fueron  características que marcaron tanto al cineasta como a su obra. Por  eso, no había nada que le gustara más que desenmascarar la falta de  sinceridad, la falsedad, la estrechez de miras y el egoísmo de la  clase burguesa para hechizar con sus dramas familiares y  provinciales, aderezados a menudo con temas como el incesto o el  asesinato. 

Una mezcla cuya fórmula no aprendió durante sus estudios de  farmacia. Chabrol, nacido el 24 de junio de 1930 como hijo de un  farmacéutico, comenzó a estudiar sólo por su padre. Al cine no se acercó como asistente de dirección, como muchos de sus contemporáneos, sino como crítico en la revista especializada Cahiers du cinéma

Chabrol perteneció a la generación que hace más de 50 años fundó  la Nouvelle Vague, un movimiento que se volvió contra el cine  establecido, anquilosado y acomodaticio. 

El quería más individualidad, más profundidad y nada de productos  para las masas; así surgió lo que hoy se conoce como cine de autor, cuya marca era el estilo inconfundible individual de cada director.  desde la muerte de François Truffaut y Eric Rohmer, Chabrol era junto con Jean-Luc Godard uno de los últimos cineastas que quedaban vivos  de la Nouvelle Vague

Chabrol rodó más películas que sus referentes Fritz Lang y Alfred  Hitchcock, haciéndose nombre con obras como La ruptura (1970), Al  anochecer (1971), Madame Bovary (1991) o La flor del mal (2003). 

"El por qué me empeño en desenmascarar la doble moral de la  burguesía podría sólo descubrirlo un psiquiatra", dijo una vez.  Tampoco se plegó a su educación católica, que no le dejó huella  alguna. Con otras palabras: Chabrol era por naturaleza un moralista cínico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios