'Mundar', entre el olvido y la memoria

  • El nuevo poemario de Juan Gelman llegará a las librerías el próximo 12 de febrero

La paradoja que entraña querer olvidar y recordar al mismo tiempo recorre las páginas de Mundar, el nuevo poemario del escritor Juan Gelman, al que la poesía no le sirve de consuelo para olvidar su propia tragedia ni la de millares de argentinos durante la dictadura militar.

"La única forma de cerrar la herida y poder olvidar de verdad es que se haga justicia", asegura con voz queda pero firme Juan Gelman, en una entrevista telefónica en la que habla de este poemario que llegará el 12 de febrero a las librerías españolas y semanas más tarde a las de América. El libro, con el que la editorial Visor inaugura la exquisita colección Palabra de honor, destinada a la poesía de más alta calidad, contiene 121 poemas, breves y de gran belleza, escritos en los tres últimos años por Gelman, Premio Cervantes 2007.

En ellos, el pasado se mezcla sin nostalgia con el presente y palabras como "olvido", "dolor", "ausencias", "sombras", "pérdida", "memoria", y también "amor", resuenan con una fuerza especial.

Desde su casa en Ciudad de México, Gelman (Buenos Aires, 1930) reconoce que "con el paso de los años se convive mejor con el dolor, pero cada tanto asoma la cabeza. No puede ser de otro modo". Y Gelman sabe lo que es el sufrimiento y el dolor. Al comienzo de la dictadura argentina (1976-1983), su hijo Marcelo, de 20 años, y su nuera, Claudia García, de 19, fueron secuestrados por militares argentinos cuando ella estaba embarazada de siete meses. Marcelo fue asesinado y Claudia figura en la larga lista de desaparecidos de la dictadura. Una palabra, la de "desaparecidos", que encierra en realidad "cuatro hechos: el secuestro, la tortura, el asesinato y la desaparición de los restos", dice el escritor. Tras 23 años de intensa búsqueda, Gelman encontró a su nieta en Uruguay, donde había sido criada por la familia de un policía. La joven ha salido luchadora como su abuelo y ha pedido a la justicia uruguaya que reabra el caso de su madre.

El 23 de abril recibirá el Premio Cervantes. Mientras, procura encontrar tiempo para escribir y espera que "la señora", como él llama a la poesía, siga visitándolo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios