Música y danza celebran el festival más revolucionario

  • La conmemoración de la Guerra de la Independencia y el diálogo entre culturas marcan la 57 edición de un festival que pondrá en valor la música española del siglo XIX

Un festival para la convivencia, el diálogo y el entendimiento. Un encuentro de las culturas a través de la música y la danza. Un espacio para la reflexión y el disfrute de las artes... En su 57 edición, el Festival Internacional de Música y Danza de Granada propone un viaje hacia la auténtica esencia de una identidad global, marcada por las expresiones artísticas de uno y otro lado del océano y la participación de artistas de todos los rincones del mundo, mientras mantiene atenta su mirada en la celebración del bicentenario de la Guerra de la Independencia y en la música española gestada aquellos años.

Esta nueva edición del festival, que se celebrará del 20 de junio al 6 de julio, ha sido armada bajo la firme convicción de "aunar las diferentes programaciones de los últimos años" y "lograr un sólido equilibrio entre la música y la danza", según señaló ayer el director del certamen, Enrique Gámez. Así, el programa sinfónico central estará compuesto por seis grandes conciertos, donde destacan la ópera Porgy and Bess de George Gershwin en su versión concierto y que se podrá escuchar ver por primera vez en Granada, además de las actuaciones de la Orquesta Nacional de España (ONE), Les Musiciens du Louvre y la Royal Concertgebouw Orchestra de Amsterdam, que en su esperado primer recital en España interpretará la célebre Sinfonía Turangalila de Olivier Messiaen, a quien se le rinde también homenaje este año con motivo del centenario de su nacimiento. El cierre, como viene ya siendo tradicional, vuelve a tener nombre propio: el director israelí Daniel Barenboim al frente del Staatskapelle de Berlín.

"El festival avanza con la certeza de que cada año tiene una mejor programación. Su consolidación se consigue con una receta mágica que contiene los mejores ingredientes: un programa que sólo da cabida a los mejores, un público entusiasta, una gestión seria y eficaz y un marco, la Alhambra, siempre espectacular", destacó la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, tras un lapsus que la llevó a confundir Granada con Málaga. Junto a ella, los principales representantes del Ayuntamiento, la Diputación y la Universidad enfatizaron la "apuesta por la interculturalidad" de un festival que cada año "hace más grande" el nombre de la ciudad.

La danza tendrá un papel muy destacado en esta edición del certamen mediante propuestas que se mueven de lo más tradicional a la contemporaneidad más radical pasando, como es obligatorio, por el flamenco. El Staatsballet de Berlín llevará a los jardines del Generalife La bella durmiente de Vladimir Malakhov, uno de los clásicos por excelencia, y que se podrá ver por primera vez en España, al igual que las tres nuevas coreografías que ofrecerá en su espectáculo el Cullberg Ballet de Suecia, una de las formaciones de danza contemporánea más aplaudidas en todo el mundo. La propuesta de baile y artes marciales de la Astad Deboo Dance Company y la puesta en escena de Beethoven por el Ballet de Víctor Ullate se suman al programa de un festival donde brillará con luz propia Eva la Yerbabuena con su espectáculo Décimo aniversario. Con él, la bailaora granadina agradecerá sobre el escenario de su ciudad los últimos años de una sólida trayectoria que ha contado con colaboraciones con artistas de todas las disciplinas.

La conmemoración de los dos siglos de la reacción contra la invasión napoleónica que fue el origen de la Guerra de la Independencia dará un importante protagonismo a la música española del siglo XIX. El compositor y pianista de jazz Uri Caine ha creado por encargo del festival una obra inspirada en Los desastres de la guerra de Goya y que permitirá escuchar juntas las voces de la cantaora Carmen Linares y la cantante de jazz Celia Mur.

Otro dúo, el formado por la cantaora Marina Heredia y la cantante Amina Alaoui, actuará en el Patio de los Aljibes con Con-vivencias, un espectáculo creado para poner de manifiesto "todo el sentimiento que une a la música garnatí y al flamenco", según afirmó Heredia.

La 57 edición nace también con la intención de "poner en valor" la figura del maestro y compositor Juan Alfonso García, que celebra cincuenta años como organista de la Catedral de Granada, a través de un concierto de homenaje de la organista Inmaculada Ferro. Con ella, la programación se completará con matinales, cafés conciertos, montajes para los más pequeños y una serie de cuatro conciertos de los profesores de los Cursos Manuel de Falla en el Patio de los Arrayanes que prolongarán de forma extraordinaria hasta el 11 de julio la duración del festival.

Las entradas para todos los espectáculos se pondrán a la venta, según avanzó Enrique Gámez, el próximo 12 de abril a través de internet y mediante fax.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios