Música y títeres para los 'peques'

  • La compañía granadina La Maquiné pone en el escenario del teatro Alhambra la obra 'La encina', un cuento guiado a través de música que explica cómo funcionan los mecanismos de la Naturaleza

El Festival Internacional de Música y Danza de Granada llegó ayer a los más pequeños de la mano de la compañía teatral La Maquiné y su espectáculo de títeres y música contemporánea La encina en el Teatro Alhambra. El espectáculo, de carácter familiar y dirigido a niños mayores de seis años, tuvo su estreno absoluto en Granada antes de ser representado en otras ciudades españolas.

El argumento de La encina, un cuento para niños escrito por el músico Álvaro Guijarro, narra la historia de Bruto, un perro verde que ha conocido a multitud de curiosos personajes a lo largo de su vida: un viejo capitán de barco que le enseñó todos los secretos del mar, un astronauto con el que llegó a ir a la Luna, y un pastor que le enseñó todos los secretos de la naturaleza.

Bruto, el perro verde, viaja ahora con una amiga para conocer el secreto de cómo germinan las plantas. Es así como asiste al nacimiento de una enorme encina en el bosque. Bruto y su amiga se dedican a accionar el mecanismo que hace que nazcan las plantas y se conviertan en árboles. También escuchan la historia de la Señora Encina. Descubren que cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol y cómo las cuatro estaciones del año ayudan a ese crecimiento. A través de la música, el público asiste a un espectáculo en el que, de forma alegórica y poética, se potencian valores de solidaridad, amistad y, sobre todo, de un inmenso respeto por la naturaleza.

La obra, además, introduce a los chavales en el gusto por la música clásica contemporánea a través del piano de la intérprete Mar Sierra, que toca la música compuesta expresamente para la obra por Álvaro Guijarro.

La compañía La Maquiné se formó en Granada en 2007 integrada por Elisa Ramos y Joaquín Casanova, dos licenciados en Bellas Artes especializados en artes escénicas que ya habían formado parte de la compañía Etcétera. La compañía se dedica a hacer montajes con títeres. La encina, su primer montaje como La Maquiné, partió del deseo de Elisa Ramos y Joaquín Casanova de trabajar con música clásica contemporánea. Después de conocer el trabajo que había hecho el profesor del Real Conservatorio de Música de Madrid Álvaro Guijarro, decidieron poner en escena el cuento de La encina para explicar a los niños cómo funciona la naturaleza a través de los títeres y la música. Los dos integrantes de La Maquiné ya habían tenido una experiencia similar colaborando con la compañía Etcétera en el montaje del espectáculo Soñando el carnaval de los animales, que fue coproducido por el Gran Teatre del Liceu.

La encina supuso ayer la apuesta del Festival Internacional de Música y Danza por introducir a los niños en el mundo de la música contemporánea y despertar en ellos el interés por el certamen. La obra, de gran dinamismo y muy cercana a los chavales, despertó las ovaciones de un público que suele ser muy exigente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios