Música en tránsito

  • El músico granadino triunfa por toda España con un disco que se mueve 'Bajo la ciudad'

La historia, casi cuento de hadas, que vive Sergio de la Puente, puede contarse como el trayecto de metro que recorre las entrañas de Bajo la ciudad. Un disco exquisito, para degustar con calma y que corona la brillante carrera de un músico granadino que emigró a Madrid dispuesto a ponerle melodías a las escenas de amor, de tristeza, de esperanza, de alegría, de resignación y de sueños que pueblan las pantallas de cine. Hace ya siete años de aquella decisión que cambió por completo el rumbo de la vida de este autor, al que la crítica no para de lanzarle piropos.

· Primera parada Bajo la estación

Todos los que no son de Madrid conocen al principio la ciudad desde esa especie de submundo que es el metro, "una red mágica que todo lo comunica y que permite salir a la luz a encontrarse con todas esas islas aisladas que conforman la superficie de la ciudad". Un largo trayecto de 14 estaciones muestra "todas las vivencias, emociones, cambios de rumbo, equivocaciones, transbordos y trenes perdidos que caben en un trozo de vida"; y ese primer contacto de Sergio de la Puente con la grandeza de Madrid fue el motor que inspiró todo lo que es Bajo la ciudad, su segundo trabajo en solitario, y la mejor muestra de las formas tan diferentes de entender la música que caben en un mismo disco.

·Segunda estación Mar de cristal

Madrid fue y es la nube, un espectro entre el sueño y la realidad, "la musa de sinfonías, de sonidos de jazz, de rock, de melodías que remiten al Sur...", afirma. Y tras dos primeros años de "idas y venidas a un sitio y otro", se cruzó en su camino con Javier Fesser, que no sólo le puso en contacto profesional con Canal +, sino que en este tiempo ha sido más que su hada madrina en Madrid.

·Transbordo

En la cartera de Sergio de la Puente estaba guardado, a modo de carta de presentación, El fuego vivido, un disco editado en 1999 y donde se podían escuchar las colaboraciones de artistas granadinos como Jose Ignacio Lapido, Supervivientes o la Orquesta de Cámara Pablo Picasso.

·Cuarta estación Sol...

El descubrimiento del otro Madrid, del de la superficie, no se dejó esperar mucho. Melodías para anuncios publicitarios y programas de televisión fueron convirtiendo poco a poco a Sergio de la Puente en un compositor imprescindible de la escena nacional, a la que inundó de toda la luz que cabe en las melodías de jazz, funky, bossa nova, flamenco o música sinfónica que salían de su piano.

·Quinta estación Danza

Concebido como una propuesta multidisciplinar que integra música, vídeo y fotografía, Bajo la ciudad también deja un espacio importante para la danza, un lugar donde las melodías se entrelazan con los movimientos de la bailarina Marisol Rozo, quien creó toda una propuesta visual que forma parte imprescindible del montaje final.

·Sexta estación La calle

En la superficie, la música se vive de otra forma. El caos aumenta, pero también la velocidad, el ritmo y la forma en la que se sienten las emociones. Víctor Miralles dirige el videoclip La calle, una producción "muy cinematográfica rodada en 35 mm", y que recuerda mucho a Fiebre del sábado noche, ya que está hecha a base de "puro funky".

·Séptima estación ... y sombra

El ritmo de la ciudad y el metro tiene también sus momentos de calma. Es entonces cuando los sonidos más ágiles y rápidos parece que se duermen y dejan paso a canciones donde los violines, el arpa y el piano recrean una atmósfera sinfónica que se traslada a varios temas esenciales del álbum.

·Transbordo

De la Puente se ha reservado un pequeño capricho para su disco: "Bajo la ciudad tenía que empezar y terminar con dos temas potentes, de los que te invaden, como el Sgt. Pepper's Lonely Heart's Club Band de The Beatles, el mejor álbum de toda la historia de la música".

·Novena estación Capricho Movimiento I Adagio

"Hay momentos en los que, para cumplir tu sueño, lo mejor es 'tirar' de todos esos amigos que forman parte de tu vida y con los que compartes mejor que con nadie tu forma de ver las cosas". Con esa premisa, De la Puente fue grabando en su casa poco a poco cada uno de sus nuevas temas al piano y se rodeó para ello de gente como el guitarrista granadino Añele, el contrabajista Víctor Merlo, el virtuoso del bodhram Robert O'Connor, el trompetista Manuel Machado, el guitarrista Tuti Fernández, los saxos y el clarinete de Manuel Morales, toda la magnitud de la Orquesta Sinfónica de Bratislav o el violinista Ara Malikian, "un regalo" que aún no se lo cree y que "redimensionó" el sonido de Bajo la ciudad.

·Décima estación Capricho Movimiento II Moderato

Funky, jazz y música sinfónica, pero también historias que suenan a flamenco y hasta a bossa nova se integran en Bajo la ciudad unidos por el piano de Sergio de la Puente como hilo conductor narrador en las canciones.

Undécima estación Bossa Antiguo

Bajo la ciudad es el disco "que siempre habría querido tener y escuchar" Sergio de la Puente. Para conseguirlo, tenía muy claro que no sólo quería componer la mejor música, sino que necesitaba ofrecer "algo más". En ese paso hacia delante ha sido esencial la colaboración del fotógrafo granadino Javier Callejas, quien ha realizado todas las instantáneas que forman parte del diseño del álbum y que recrean, a modo de pequeñas pinceladas, todo el submundo que existe alrededor del metro de Madrid.

·Duodécima estación Cercanías

El paso que queda por ahora pendiente es llevar Bajo la ciudad al directo. Pese a lo difícil de reunir sobre un escenario a una enorme cantidad de instrumentistas y a una orquesta sinfónica, De la Puente ya ha proyectado un único concierto -en Madrid o en Sevilla- concebido para un gran auditorio y en el que el público sería testigo de "algo así como un película": "Una gran pantalla de cine proyectará todo y el espectáculo reunirá música, artes escénicas y danza, igual que en el álbum".

Decimotercera estación Causas ajenas

Bajo la ciudad está siendo una "auténtica sorpresa" para el propio Sergio de la Puente. El disco, que empezó con una tirada inicial de mil ejemplares, pasó a formar parte de la discográfica Warner Music, ha tenido que ampliar espectacularmente el número de copias, ha recibido el reconocimiento unánime de críticos y hasta ha sido candidato en siete categorías distintas a los premios que concede cada año la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música.

·Transbordo

"Lo bonito de este disco es que ha ido creciendo solo. Apenas le hemos dado publicidad, pero ha funcionado el 'boca a boca'. Al público le ha gustado Bajo la ciudad, y ése es el mayor reconocimiento que puede tener un músico", señala.

·Decimoquinta estación Fantasía Nº 1 para clarinete y piano

Entre tanta vorágine, un sueño pendiente: poder escuchar a la OCG interpretando alguna de sus composiciones.

·Decimosexta estación Clandestinos

Sus incursiones en el cine documental se completan ahora con la composición de la banda sonora de Clandestinos, el trabajo con el que el realizador Antonio Henz da el gran salto a la producción de largometrajes tras su éxito en cortos de cine y en el que De la Puente participa como coproductor. Junto a éste, también participa en The missing lynx, el nuevo filme de animación que la productora granadina Kandor Graphics estrenará el próximo mes de julio.

·Decimoséptima estación Final del trayecto

El trayecto sigue en marcha y, tras Bajo la ciudad, aún quedan muchas paradas... La próxima será en el mes de enero, cuando Sergio de la Puente inicie la producción de su tercer álbum y, con él, un nuevo viaje.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios