Noriega presenta en la Berlinale el accidentado viaje de 'Transsiberian'

  • La cinta, que también cuenta en su cartel con Ben Kigsley, compartió protagonismo con 'Lake Tahoe' del mexicano Eimbcke

El actor español Eduardo Noriega presentó ayer en Berlín Transsiberian, coproducción española dirigida por el estadounidense Brad Anderson en el que interpreta a Carlos, un sensual y enigmático trotamundos "bastante jeta", según explicó el actor. Noriega destacó la "factura impecable" y lo "impredecible" de la cinta, que narra las peripecias de un matrimonio, interpretado por Woody Harrelson y Emily Mortimer, que decide embarcarse en un accidentado viaje en tren entre Pekín y Moscú.

El actor asegura que ha sido "un verdadero lujo" haber trabajado con Anderson -"que sabe crear atmósferas como nadie"- y compartir cartel, que no escenas de metraje, con el magistral Ben Kingsley, de quien aseguró que es "uno de los mejores actores europeos" y un intérprete "serio, profesional y muy correcto".

Para Noriega, la mayor dificultad de su papel radicó en "hacer creíble" la ambigüedad del personaje de Carlos que debía ser a un tiempo "encantador, arrogante y un poco jeta pero también simpático".

Satisfecho de la acogida que la cinta recibió en el último festival de Sundance, Noriega asegura que le "encantaría" poder trabajar en Hollywood "pero no en cualquier cosa" y poder alternar esas películas con otras cintas en Europa y España.

A finales de mes Noriega estrenará en los cines españoles En el punto de mira (Vandage Point) de Pete Travis, una superproducción hollywoodiense en la que comparte cartel con actores de la talla de Dennis Quaid, Forest Whitaker y Sigourney Weaver. "Será la primera vez que una película en la que yo he trabajado se estrene simultáneamente en todo el mundo", explica el actor, quien considera que el futuro del cine, incluido el español, pasa por las coproducciones tanto dentro de Europa, como con Estados Unidos y Latinoamérica.

Por su parte, el mexicano Fernando Eimbcke convenció a la Berlinale con Lake Tahoe, exponente del cine latinoamericano con voz propia. Con una trama sencilla y un ritmo pausado, planos fijos largos y acciones cotidianas con un trasfondo de profundo dolor, la cinta alcanza las expectativas puestas en Eimbcke tras su interesante y multipremiada ópera prima, Temporada de patos, sobre un grupo de personas aburridas un domingo en un apartamento de Ciudad de México.

Lake Tahoe se centra en un adolescente en duelo por la repentina muerte de su padre. "La adolescencia es una época con muchos conflictos. Estás confundido y cometes muchos errores. Pero es cuando más libertad tienes", explicó el director, que admitió que se ha inspirado en su propia vida para esta historia. "Es imposible no hacer una película autobiográfica. Yo también perdí a mi padre. Pero traté de trabajar el guión desde el personaje y alejarlo de mi propia experiencia", agregó.

La otra cinta a competición, Julia, del francés Erick Zonca, también trasladó a México y destapó a la que ya se ha convertido en seria candidata al Oso de Plata como mejor actriz:. Tilda Swinton.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios