Nuevas miradas a la Alhambra

  • El monumento descubre sus secretos en un nuevo ciclo de visitas guiadas por especialistas La madera de los techos decorativos y su conservación, uno de temas de las rutas

"La Alhambra es un monumento vivo. Se conserva en fragmentos y siempre deja descubrir algo interesante", reconoce María José Domene, jefa del servicio técnico de pinturas policromadas del monumento. En el marco de un nuevo ciclo de visitas guiadas por expertos en diferentes materias, la conservadora enseñó a un grupo de 15 personas en qué consiste su trabajo en la Alhambra.

El ciclo, que empezó el fin de semana y continúa durante el verano, pretende concienciar a la gente y explicarles varios aspectos relacionados con la Alhambra. Profesionales vinculados con el monumento explican los diferentes sectores en los que trabajan, entre ellos la conservación de madera, de yeserías, las geometrías, la poesía o la pintura mural. De este modo explican a los que tienen interés en un campo concreto, los detalles en los que, durante las visitas clásicas, no se profundiza.

María José Domene llevó al grupo por los palacios, indicando las piezas de madera restauradas por el equipo de cinco conservadores de este material de la Alhambra. Explicó también los detalles de la restauración de los techos. Los participantes tuvieron oportunidad de entrar en las zonas a las que normalmente no pueden acceder los turistas. Los puntos fuertes de la visita fueron el templete del Patio de los Leones, el techo cupular del Mirador de la Torre de las Damas y la visita al taller de los conservadores. Fue allí donde se pudieron ver y tocar las piezas originales del siglo XIV en cuyo reverso se descubrieron pinturas ocultas que representan hombres y animales, lo que en el Islam está prohibido.

Fueron dibujados por los obreros que construyeron el Patio de los Leones, de donde vienen las piezas de madera. Apuntaban en ellas también unos esquemas de construcción, hacían pruebas de los colorantes, probaban las herramientas, hacían cálculos y hasta escribían poemas. "La madera es un material muy gratificante. Los constructores antiguos usaban unas técnicas impresionantes", asegura Domene. La madera que más se aprovechó para adornar la Alhambra fue la de pino. Siendo un material orgánico, está muy dispuesto a que le afecte todo, por ejemplo la luz. La cantidad de pájaros que vienen por la noche a la Alhambra tampoco ayuda a mantener la madera en buen estado. No obstante, el trabajo del conservador es muy satisfactorio", comenta Domene.

Las visitas guiadas por especialistas se realizaban en la Alhambra ya en los años 90. Por lo interesantes que son, los grupos siempre se llenan. "Estoy siempre pendiente de las noticias sobre estas visitas porque las entradas desaparecen una vez publicarse", confiesa un granadino que participó en la visita el sábado.

Las visitas se van a organizar los fines de semana de los próximos meses. Los que quieran participar deberán reservar con anticipación su plaza a través de la página www.alhambra-tickets.es o llamando al número 902 888 001. La reserva se puede recoger en Corral del Carbón. La novedad introducida este año es que la entrada se puede imprimir desde casa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios