Ochenta veces Nueva York

Lorca en una lata de Coca Cola y con luces de neón. Primer actor en Broadway. Estatua de la Libertad... Posiblemente ni al mismísimo Warhol se le hubiera ocurrido expresar la imagen universal del poeta con tales similitudes pero la Facultad de Bellas Artes demuestra que es posible trascender su iconografía comunicándola de otra forma que no son sólo palabras, sino arte en toda su extensión.

En su primer año es uno de los retos al que se enfrentan los alumnos del profesor Carmelo Trenado: trasmitir con todo el virtuosismo e innovación del que sean capaces un evento cultural de actualidad a los espectadores. En esta ocasión, el tema elegido era el 80 aniversario de la publicación de Poeta en Nueva York, pero en otras ocasiones se han 'enfrentado' a personalidades tales como Picasso o el mismísimo Quijote. También el Romancero Gitano fue el tema elegido del año pasado y Miguel Herández será el autor del que viene.

El Centro de Estudios Lorquianos abre hoy a las 19.30, a ritmo del chelista Jorge Carlos Pérez, un conjunto de imágenes repartidas en 43 carteles que trasmiten un mensaje: la figura de Lorca es ya tan absolutamente conocida que no es preciso su rostro o su nombre para percibirle entre los rascacielos neoyorquinos. Las inquietantes imágenes lorquianas de la ciudad han servido como motivo de inspiración y como escenario en sí mismas. Toda clase de materiales han sido utilizadas sin cortapisas en una exposición unitaria donde sólo Lorca y el marco de aluminio que sujeta a los carteles se repiten.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios