Omar Jerez: Y no estaba muerto que no... (en Facebook)

  • El artista granadino denuncia el poder de las redes sociales simulando su suicidio

Comentarios 2

El artista granadino Omar Jerez está vivo y coleando; de hecho, todavía colea su última 'gamberrada: simular su muerte en Facebook. "Llevo tiempo observando que es la nueva anfetamina moderna que mata la realidad para crear estados de ficción y disimular nuestras miserias", dice el creador que ha conseguido que el New York Times o la Universidad de Pensilvania se hayan interesado en su suicidio cibernético.

Respecto la génesis de su fallecimiento en las redes sociales, Omar Jerez recuerda que una amiga le comentó que se había convertido en una obsesión para ella, que se podía pasar 14 horas delante de la pantalla del ordenador. "Yo quise pasar ese proceso para ver si Facebook era tan absorbente". Y lo era. "Es una adicción, una heroína de la que es muy difícil desengancharse", continúa el artista que próximamente presentará su nuevo proyecto: una videocreación con el actor porno Nacho Vidal como protagonista, amamantando a un bebé con su pecho víctima del síndrome de Coudave.

El irreverente creador quería cuestionar "que tenemos egos muy altos pero autoestimas por los suelos". En su opinión, la mayoría de los usuarios de Facebook "son carne de psiquiátrico". "Se habla con mucha libertad,con mucho apasionamiento pero con poco intelecto".

"El artista Omar Jerez de 31 años, fue hallado hoy muerto en su apartamento de Granada", escribió su cómplice en un blog, enlace que colgó en su muro de Facebook etiquetando al 'difunto'. Y se armó la marimorena. Todos los amigos que le llamaron para el confirmar el deceso era gente que conocía con anterioridad, ningún amigo cibernético se puso en contacto con él de los más de 700 que había conseguido en el espacio de unos meses. Claro, el sueño dorado de muchos: morir y ser testigo de los testimonios de los amigos, escuchar qué dicen de uno, sus alabanzas. Algo que hicieron, entre otros, Marlon Brando o Kensey. "Pero no hubo ninguna reacción de ningún tipo, nadie me dijo nada", dice. "De hecho, nadie de los amigos de internet sabe que estoy vivo, solo mis amigos cercanos que llamaron a a mi madre, a la que por cierto le iba a dar algo", confiesa el artista, porque la 'humorada' sólo se la confesó a a su novia

Pero, pese a haber perdido la vida, expirar en Facebook "es imposible". De hecho, tener un perfil es lo más parecido que hay ahora a la vida más allá de la muerte. Encaso de un fallecimiento, alguien debe notificar a Facebook el nombre y apellido del difunto, del propietario de la cuenta, su fecha de nacimiento y el correo electrónico que usaba para conectarse. Además de esos datos, Facebook pide la contraseña del fallecido y un certificado de defunción. Todo esto lo aportó Omar Jerez -el certificado, obviamente, falsificado- pero todavía sigue con vida en las redes sociales.

El artista denuncia que Facebook "es muy restrictivo, no se puede opinar de todo y permite a los poderes manejar todo tipo de información nuestra, se lo hemos puesto a huevo a los servicios secretos y a las empresas. En EEUU el debate del año es que van a implantar un chip para acceder a los servicios de la Seguridad Social".

Es su aventura personal en Facebook, un lugar en el que, si alguien anuncia en su muro que tiene una enfermedad incurable, los amigos pulsan el 'Me gusta' para mostrar su solidaridad. "Estoy seguro que si hubiese puesto "estoy diagnosticado de leucemia" habría tenido más de cien comentarios", reflexiona Jerez. "Es que hay gente que se dedica a coleccionar amigos, estamos en una sociedad de números, de contar cuántos idiomas hablo, cuántas novias he tenido... Facebook refleja muy bien esa obsesión matemática por poseer", reflexiona.

Pero Omar Jerez no es el único que ha intentado tocarle las narices a Mark Zuckerberg. Un amigo suyo se hace pasar por mujer para hacer un estudio sociológico y, de paso, reírse un rato con las ocurrencias de sus pretendientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios