La Orquesta Chekara se arranca por seguiriyas en su 50 cumpleaños

  • La actuación en el FEX del combo de Tetuán conmemora el décimo aniversario de la muerte de su fundador Abdessadak Chekara

La primera actuación de la Orquesta Chekara de Tetuán en el Festival Extensión llega en el momento justo para conmemorar dos fechas especialmente señaladas por motivos distintos.

Luctuoso recuerdo de un lado, ya que hace diez años que falleció a causa de una larga enfermedad el maestro Abdessadak Chekara y motivo de celebración por otra parte, ya que la orquesta que puso en marcha en su Tetuán natal cumple medio siglo de vida. Además la continuidad de la saga de los Chekara está más que asegurada.

El sobrino de Abdessadak, Jallal Chekara (Tetuán, 1974) se hizo cargo del legado de su tío hace una década y sigue al frente de la Orquesta. "Y tengo un hijo que ha nacido aquí, en Granada", afirma Jallal, que puede que dentro de otro medio siglo, el Chekara junior granadino sea el primer violinista de la Orquesta de su padre y su tío abuelo.

Jallal ya formaba parte de la agrupación desde la década de los ochenta y participó en la grabación de The Upside-Down violin live, un disco en directo compartido con el pianista y compositor de bandas sonoras Michael Nyman. Un disco que se grabó en la Expo de Sevilla y fue editado dos años más tarde. Un trabajo de fusión muy interesante que supuso un salto cuantitativo en la proyección internacional de la ensemble marroquí.

El año pasado Jallal y su Orquesta retomaron el proyecto conjunto con el pianista inglés de origen judío y actuaron junto a Nyman en tres festivales (Los Veranos de la Villa del Conde Duque de Madrid, Festival 3 Culturas de Murcia y Festival Terral de Málaga) con gran aceptación por parte del público.

Aunque Nyman no es el único músico que ha unido fuerzas con la Orquesta Chekara. Grandes artistas nacionales del mundo del flamenco como Enrique Morente, Arcángel o Carmen Linares también han colaborado con la ensemble de Tetuán. Las sonoridades hondas están profundamente hermanadas con la tradición andalusí y se engarzan sin fricción.

"Son dos músicas que comparten muchas raíces", explica Jallal, "por ejemplo, las nubas se parecen mucho al flamenco".

Raúl Cantizano será el guitarrista y Vicente Gelo el cantaor en el repertorio flamenco andalusí que podremos escuchar esta noche en el recital que ofrecerán en el Palacio de los Córdova a las 21 horas. Un programa en el que están recogidos palos flamencos como las seguiriyas, soleás, tangos de Málaga o farrucas, además de alguna canción popular como La Tarara. Unos palos que no difieren mucho de los temas tradicionales de Marruecos. "La soleá por bulerías cambía un poco a un compás de doce por ocho pero en general, los ritmos son muy parecidos", explica Chekara que en la presentación del espectáculo estuvo acompañada por la bailaora Mari Ángeles Gavaldón (Sevilla, 1974), que en tres canciones del programa aporta sus zapateados y taconeos.

"Ya hemos trabajado otras veces juntos y nos conocemos bien" afirma la sevillana que contó con la Orquesta Chekara para el espectáculo de su compañía Inmigración de 2003. Un montaje dirigido por Fernando González Caballos, con el que obtuvieron el premio al Mejor Programa Andaluz de inmigración.

A pesar de contar con esa experiencia juntos sobre las tablas, Gavaldón confiesa que "está un poco nerviosa" por la presentación de esta noche aunque también asegura que "el resultado es muy compacto".

La bailaora utiliza una cromática metáfora para describir la fusión de estilos: "Si el flamenco es rojo y la música andalusí es el blanco, hemos tejido un paño de dos colores muy bonito".

Aún así y a pesar de estar bien tejidos, ambos géneros conservan su espíritu y se mantienen inmiscibles a pesar de su parecido y de que ligen de forma natural. Gavaldón lo explica así: "Lo que he hecho yo personalmente es adaptarlo a mi baile porque yo voy a bailar flamenco". La sevillana a la hora de prepararse su actuación se interesó por conocer más acerca de la danza del vientre y descubrió que "tiene un montón de cosas en común con el flamenco, el mantón y el velo tienen un mismo efecto y la forma de mover las manos es casi igual, muy parecida ".

Sobre el escenario hay empate entre los flamencos y los músicos andalusíes. "Somos cinco y cinco, cinco de la orquesta y cinco flamencos", comenta Jallal, que también mantiene la paridad en el desrrollo del programa.

Sobre el poder evocador del entorno en el que se celebra el Festival de Música y Danza, Jallal Chekara comentó que desde que llegó a Granada en el año 2000 ha visitado la Alhambra en nueve ocasiones, varias veces cada año. "La primera vez que actúe aquí, en Granada, en el Teatro Isabel la Católica pensé: "Yo quiero vivir aquí" y aquí estoy desde entonces", comenta Chekara que tiene su base de operaciones en nuestra ciudad. La intensa relación entre Tetuán y Granada, ciudades hermanadas y que comparte mucha historia común, le hace sentirse a Jallal como en casa, además de que su hijo es paisano a todos los efectos.

Bajo el título Tetuán-Granada-Sevilla, siglos de entendimiento y música,el concierto de esta noche propone un completo recorrido por la tradición musical de Marruecos y el flamenco de raíz hermanados en un espacio único como el Palacio de los Córdova, bajo la atenta mirada de la Torre de la Vela que no perderá detalle.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios