Los Panchos, la cercanía de los cuerpos en Atarfe

Nuestros abuelos tenían razón. Ahora que en las discotecas cada pareja baila a dos kilómetros de distancia, un 'meneo' con Los Panchos simboliza el baile 'agarrado', la cercanía de las bocas, el novio que se arrima y la novia que, pícara, reclama más espacio entre los cuerpos con languidez -y con poco éxito-. Esta noche actúan en el Centro Cultural Medina Elvira de Atarfe con sus canciones de siempre y con Rafael Basurto al frente. Temas como Perfidia, Lo dudo, Si tú me dices ven, Bésame mucho o Alma corazón y vida serán la perfecta banda sonora para celebrar el Día de San Valentín de la manera más romántica imaginable. No es difícil con estribillos como "mujer, si quieres tú con Dios hablar, pregúntale si yo alguna vez, te he dejado de adorar".

Pero no sólo del pasado viven Los Panchos que lidera desde 1977 Rafael Basurto. Esta noche presentarán 'del tirón' tres nuevos discos: Mil años más de amor, Enamorado y Boleros de hoy.

Además de Los Panchos de Basurto, actualmente existen Los Panchos de Gabi Vargas, hijo adoptivo del Güero Gil que tras el retiro del maestro tomó el puesto de primer guitarra y cuenta con un poder firmado por Gil autorizándole a usar el nombre de Los panchos; y Los Panchos del hijo de Chucho Navarro, quien acompañaba a su padre en los últimos años de su vida y tras los conflictos habidos tras la muerte de Chucho Navarro y la disolución del trío, junto con otros dos integrantes fundó su propio trío Los Panchos.

Con todo, son Los Panchos de Basurto los que de manera más fiel han recogido el testigo del inmortal trío nacido en 1944 en los barrios hispanos de Nueva York.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios