El Partal de la Alhambra 'estrena' look del siglo XIV

  • Los trabajos de restauración han tenido un coste de 830.000 euros y se iniciaron en 2013

Los trabajos han revelado las técnicas que utilizaron los artesanos nazaríes en la decoración del oratorio. Los trabajos han revelado las técnicas que utilizaron los artesanos nazaríes en la decoración del oratorio.

Los trabajos han revelado las técnicas que utilizaron los artesanos nazaríes en la decoración del oratorio. / Carlos Gil

"La moda siempre vuelve", es un aforismo 'madonniano' del que ahora la Alhambra puede llevar a sus terrenos. El Oratorio del Partal, ubicado en el recinto de la fortaleza roja y el Generalife, ha recuperado el aspecto original que lucía allá por el siglo XIV.

La moda ha cambiado mucho en estos ocho siglos, pero de lo que hay que estar seguros es de que con este reestreno de look, el recinto monumental ganará en esplendor y riqueza de manera generalizada. El Oratorio del Partal que fue concebido por el sultán Yusúf I en el siglo XIV ha contado con un presupuesto de más de 823.000 euros para su restauración y ya está abierto al público de nuevo.

A esta puesta de largo que tuvo lugar ayer asistió el consejero andaluz de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, que en sus primeros días en el cargo ha querido visitar la Alhambra en su primer viaje a Granada. Vázquez que acudió a la cita junto al director del Patronato de la Alhambra, Reynaldo Fernández, el alcalde, Francisco Cuenca, y Juan Carlos Fierro, presidente de World Monuments Fund en España, aplaudió la recuperación de este espacio "singular", que a partir de ahora se podrá "contemplar y disfrutar".

Vázquez puso de manifiesto además el compromiso de la Junta en la conservación y difusión del Patrimonio y aseguró que el recinto nazarí constituye una prioridad de su departamento, además de situar a Granada como referente cultural del sur de Europa.

Los trabajos de recuperación que desde ayer permiten observar las pálidas yeserías del Oratorio se iniciaron en mayo de 2013 y ha contado con un presupuesto de 823.000 euros, de los cuales, 218.00 vienen de parte de la entidad privada World Monuments Fund (WMF).

El acometimiento principal ha tenido lugar en la armadura apeinazada y del alfarje, o techo con maderas labradas, del arco de acceso al oratorio, que ha tenido que ser pacientemente restaurado debido a la deformación que presentaba la armadura histórica. Además, gracias a la labor de limpieza, consolidación y protección que los restauradores tuvieron que hacer para proteger el monumento del agua de lluvia, se ha podido conocer el funcionamiento estructural de la armadura y descubrir las técnicas originales que utilizaron los artesanos nazaríes en la decoración.

Los elementos decorativos, paramentos y yeserías interiores, que se encontraban en un deficiente estado de conservación, debido principalmente a su exposición a los agentes meteorológicos, también han podido ser recuperados. Los trabajos han incluido la limpieza superficial, fijación y consolidación de las policromías y reposición de los elementos perdidos y, en una siguiente fase, están previstas otras intervenciones complementarias en paramentos, iluminación, restauración y mejora de los jardines adyacentes.

La intervención, cuya dirección técnica ha estado a cargo de Federico Wulf, ha permitido que el oratorio recupere su imagen original, tal y cómo fue concebida por el sultán Yúsuf I (1333-1354) y se trata de la primera que se ejecuta desde hace casi 90 años. Los anteriores trabajos fueron llevados a cabo por el que fuera arquitecto conservador de la Alhambra, Leopoldo Torres Balbás en 1930.

Antes de eso, fue restaurado por Rafael Contreras en 1846 desde un punto de vista pintoresco-romántico y, anteriormente, tras la conquista cristiana, fue remodelado para uso residencial. A fin de cuentas, este oratorio ha tenido muchas manos dedicadas a él y no todas han actuado de manera acertada, pero es este último acometimiendo el que ha llevado sus paredes al estado original del siglo XIV.

En la decoración interior del Oratorio del Partal, que cuenta con una planta rectangular, destaca su 'mihrab', que con el fin de que el sultán se encontrara rodeado de naturaleza para llevar a cabo sus oraciones, está debidamente orientado, integrado en el paisaje y decorado para ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios