El Patio de los Arrayanes, imagen del Festival de Música y Danza

  • El ciclo contará en su próxima edición con la OCG acompañando a Miguel Ríos o el Pink Floyd Ballet de Roland Petit

Una fotografía del Patio de los Arrayanes de la Alhambra, vista desde el Serrallo y hecha por Carlos Choin en 2011, ha sido elegida como imagen del cartel anunciador de la 66 edición del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, que ha sido presentado hoy en el Corral del Carbón.

Su autor explica que el Patio de los Arrayanes es para él uno de los espacios que mayor inspiración le ha proporcionado durante los años en que ha colaborado con el certamen granadino. "En él se dan la mano el embrujo de los Palacios Nazaríes con la pasión por el mundo de la música, haciendo que se despierten todos nuestros sentidos", indica. En su mente estaba además una de las fotografías en blanco y negro del fotógrafo Torres Molina, que muestra precisamente un concierto en el Patio de los Arrayanes tomada desde el mismo emplazamiento, en 1954, y que en aquellos años hacía con luz diurna.

El Festival Internacional de Música y Danza de Granada ha anticipado algunos de los espectáculos de su 66 edición, como el concierto de la OCG junto a Miguel Ríos, el Pink Floyd Ballet de Roland Petit o el Réquiem de Verdi y grandes obras del Barroco en torno a Bach. La espectacularidad y fuerza que Verdi otorgó a su obra más espiritual, la misa de Réquiem, casi una ópera, sonará interpretada por cerca de 200 músicos sobre el escenario y un extraordinario cuarteto internacional de voces solistas bajo la dirección de David Afkham, titular de la OCNE y por primera vez en el Festival de Granada.

El director galo William Christie vuelve al Festival de Granada acompañado en esta ocasión de la Orquesta del Siglo de las Luces, el prestigioso conjunto vocal e instrumental británico que se ha consagrado a la interpretación de la música con criterios historicistas. El programa gira en torno a la música de Bach y otras perlas del Barroco repasando las influencias musicales que el gran maestro del arte del contrapunto ejerció en sus contemporáneos franceses y la de estos en otros alemanes como Ferdinand Fischer. Otra propuesta está llena de elegancia, sensualidad y originalidad al ritmo de Pink Floyd . La compañía de ballet que acoge el Teatro di San Carlo de Nápoles, el más antiguo de los teatros italianos, llega con una apuesta coreográfica que estremeció las bases del neoclásico y permitió que nuevas y amplias audiencias se acercaran al arte de la danza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios