Patti Smith transforma sus demonios en rock en la Huerta de San Vicente

  • La cantante actúa esta noche en 'Los conciertos de la Huerta' en el décimo aniversario de su primera visita a Granada y se define como una artista "entroncada en la herencia de Lorca"

"No hablo español, es una enfermedad propia de los americanos". Fueron las primeras palabras de Patti Smith en la presentación de un nuevo año de Los conciertos de la Huerta, que tiene esta noche como protagonista a la cantante norteamericana.

Su discurso fue traducido al 'lorquiano' por la directora de la Fundación Lorca, Laura García-Lorca. Con gafas de sol y desafiando al calor con unas botas de cuero marrón, la cantante se mostró exultante de poder actuar por segunda vez en la casa de su "admirado" Lorca. Será un concierto diez en el décimo aniversario de su visita a la ciudad. "No estoy de gira promocionando un disco", defendió en primer lugar la cantante. "Quería estar aquí para poder ver la última fase de la exposición Everstill y para visitar el futuro Centro Lorca antes de que se construya", dijo Smith demostrando estar al tanto de las novedades en Granada en torno al poeta. De hecho, aprovechará el amanecer y el atardecer de la ciudad para tomar fotografías de distintos enclaves lorquianos que posteriormente donará a la Fundación García Lorca.

En una entrevista, la autora de Radio Ethiopia señaló que siempre que vuelve a Granada siente que "todo ha valido la pena". Y ayer se le notaba. Pidió a los presentes que le sugirieran temas para el concierto y, a petición de un periodista de prensa escrita que no podía acudir a la actuación, se lanzó a cantar a capella Soul kitchen: "Well, the clock says it's time to close now, I guess I'd better go now", cantó Patti Smith sin más acompañamiento que los pajarillos de la Huerta de San Vicente. A continuación le recordaron que el concierto de esta noche coincide con el aniversario de la muerte de Jim Morrison en París, por lo que se comprometió a tocar su versión de Crystal ship de The Doors.

¿Y Lorca? "En cualquier caso le cantaré a mi manera y a través de la sangre, del espíritu que vive en la Huerta", dijo la norteamericana. "En mi opinión -continuó- en la vida hay dos herencias, la de la sangre y la del arte. Yo me siento entroncada en la herencia de Lorca". Por eso no cerrará el repertorio de canciones hasta el último momento. "Esperaré a ver a los espectadores, el sonido, el ambiente, el rumor de la noche...", enumeró.

Acompañada de su guitarra -"soy mejor cantante que guitarrista", explicó-, Patti Smith vuelve a la ciudad de Lorca para recrear los veranos del poeta entre música, poesía y amistad. Y Patti Smith es ya una vieja amiga.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios