Pedro Halffter pone a prueba el nuevo escenario de la Maestranza

  • El director estrena el montaje de 'El holandés errante' de Richard Wagner

El director musical Pedro Halffer, con la ópera El holandés errante, de Richard Wagner, pondrá a prueba las obras de ampliación de la caja escénica del Teatro Maestranza de Sevilla y la capacidad técnica de las nuevas instalaciones en una producción que por su envergadura hubiera sido imposible realizar en el antiguo escenario.

El director artístico del coliseo hispalense y director musical de estas representaciones de El holandés errante se mostró "satisfecho" con el resultado de la remodelación, pues ha permitido que ya en esta ópera el coro y la orquesta tengan sus propias salas de ensayo y la orquesta disponga de un foso más amplio.

"Lógicamente, las nuevas instalaciones aún necesitan un rodaje que se inicia con esta ópera el próximo 2 de febrero", comentó Halffter, "en la que por primera vez usaremos la nueva chácena que soporta buena parte de la escenografía".

Ópera romántica en tres actos con libreto del propio compositor basado en una leyenda tomada de Memorias del señor von Schnabelewopski, de Heinrich Heine, El holandés errante, también denominada El buque fantasma, sumerge al espectador en la maldición que sufre un hombre condenado a navegar eternamente en un barco fantasma hasta que encuentre a una mujer que se enamore de él.

La puesta en escena, procedente del Teatro Comunale de Bolonia y cuyo responsable es el director de escena Yannis Kokkos, presenta la historia como si todo transcurriera en la cabeza de Senta, la protagonista femenina, "un planteamiento visual muy llamativo e impactante", según Halffter, quien no teme las comparaciones con El holandés errante a cargo de la Ópera de Dresde visto en el Maestranza durante la temporada de la Expode 19 92.

El director musical se mostró convencido de que "el público sabrá apreciar la nueva propuesta" y además dijo que la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla se encuentra en "un estado de salud magnífico".

La orquesta titular del Maestranza comenzó a adentrarse en el mundo wagneriano el pasado octubre, ya que, según Pedro Halffter, en los programas de los conciertos de abono se han incluido obras como la Segunda sinfonía de Sibelius o el Doble concierto de Brahms con las que va "consiguiendo de los músicos un sonido más europeo, más cercano a Wagner".

Es la primera vez que el joven director se enfrenta a una ópera de Wagner en el foso (anteriormente había dirigido La Walkiria en versión de concierto), por lo que ha realizado un estudio concienzudo de la obra. Admira del compositor alemán "su capacidad descriptiva (las escenas de tormenta) y la inteligencia para imaginar cuáles eran los límites de una orquesta y ser capaz de traspasarlos. "Tenemos que pensar", prosiguió Halffter, "que la obra se compone pocos años después de la Sinfonía fantástica de Berlioz y su lenguaje se adelanta cuarenta años a la forma de componer de su tiempo".

En El holandés errante hay momentos "absolutamente impactantes", en opinión del director musical de esta producción: "Desde un punto de vista esotérico, en el sentido de un salir hacia fuera, me fascina el principio del acto III, la unión de los dos coros, que es un momento visualmente y musicalmente maravilloso".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios