Arte hoy

Pelo de ciencia ficción

  • 'Hair Museum', el proyecto ganador del Premio Lux de Fotografía, propone una aproximación a "un mundo de fantasía y oscuridad"

Comentarios 1

Elegantes trajes de chaqueta con miles de pelos como única materia prima. Pero también vestidos de época, disfraces y hasta momias realizadas a partir de un hecho casi anecdótico: poner en contacto con una imaginación desbordante y casi cinematográfica millones de pelos (artificiales). El Hair Museum de Gustavo López, Jesús Martos, Ana Ibáñez y Lola Martínez puede visitarse estos días en la Escuela de Artes y Oficios de Granada como la particular invitación a adentrarse en "un mundo de fantasía y oscuridad". Fotografías que coquetean con la estética del cómic, dibujos y bocetos de las figuraciones y una película que cuenta la 'otra historia' de las imágenes integran este peculiar museo.

Hair Museum es un proyecto que nació hace ya más de tres años y que en su trayectoria ya ha recibido galardones tan importantes como el prestigioso Premio Lux de Oro 2005 en la categoría de Moda que concede la Asociación de Fotógrafos Profesionales de Publicidad. En él, las fotografías sugieren un mundo de personajes extraños, fantásticos, casi de terror, que se potencian con el corto que narra la 'intrahistoria' de las instantáneas: un inventor que vive solo en una gran mansión crea seres de pelo que expone como trofeos.

"No cabe duda de que las fotografías están influenciadas por el cómic, que fue mi base como artista. En la fotografía de moda intento aportar algo más que unos modelos concretos luciendo una ropa concreta. Me interesa aportar imágenes narrativas que cuenten algo de los personajes que aparecen en ellas con una estética potente y trabajando y cuidando al máximo cada detalle", explica López, que en la actualidad compagina sus trabajos como fotógrafo de moda con campañas publicitarias.

La base sobre la que parten todos los trabajos de este autor es sencilla: buscar una estética que mantenga sólidos los valores artísticos y que sepa moverse con agilidad por los caminos del cine de ciencia ficción, el estilo ciberpunk y las reminiscencias al mundo del cómic. Todos ellos tienen cabida en ese mundo de "horror fetichista y enfermizo" que se crea tras la sucesión de las instantáneas. Aunque en otra línea, en la moda sucede algo parecido, ya que la sobriedad tiene que mantenerse como una constante aunque en ocasiones se busquen los contrastes de colores y luces con algún efecto determinado.

Todos los autores de Hair Museum forman una única entidad que se conoce a la perfección y que se nutre de los trabajos invididuales de cada uno de ellos. Así, Gustavo López se encarga de los dibujos y las fotografías; Jesús Martos de la confección de trajes, la peluquería y el estilismo; Ana Ibáñez de la realización y el montaje de vídeo y Lola Martínez del diseño de maquillaje. Juntos de nuevo preparan ya Carmilla, un proyecto que también se apoya en distintos soportes artísticos y que acercará esta vez a una historia de vampiros del principio del siglo XIX. "Serán cincuenta fotografías con mucha carga y profundidad en el estilismo, siguiendo los escritos de la novela Carmille de Joseph Sheridan Le Fanu que inspiró el Drácula de Bram Stoker. Nuestra intención es publicar un libro final con todas las imágenes y acompañarlas de algunos textos", avanzó López.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios