Pepe Villoslada descubre los escondites de los paisajes

  • El fotógrafo muestra una serie de cuatro instantáneas en gran formato en el pub Pachamama

Edificios, sombras, reflejos y, casi en medio de la nada, como perdida en el espacio, alguna figura humana. Ése es el punto de partida del fotógrafo granadino Pepe Villoslada en casi-VACÍOS, una serie de cuatro instantáneas en blanco y negro en gran formato que se podrá ver hasta el próximo 6 de junio en una exposición en el pub Pachamama (C/ Horno de Haza, 23).

"La idea que une a estas cuatro fotografías es que, pese a mostrar espacios medianamente abiertos y libres, siempre hay al menos una presencia humana que desestabiliza y que aporta vida, que evita que sean lugares muertos. Además, las personas que aparecen en ellas simplemente pasaban por ahí, son totalmente azarosas", explica Villoslada, que actualmente trabaja como reportero gráfico en este diario.

Una carretera que no parece tener fin, un ancho paso de peatones, la bienvenida que ofrece majestuosa la puerta del Museo de la Memoria de Andalucía y los equilibrios de un niño que avanza por una fila de asientos con el cielo como único testigo. "Son las instantáneas que descubro a mi alrededor de forma más natural. Siempre me había costado mucho conseguir cierta unidad entre las fotografías como para montar una exposición, pero me di cuenta de que éstas se integraban a la perfección, que compartían idénticos argumentos", añade Villoslada, que esta noche inaugura con casi-VACÍOS su primera exposición de fotografía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios