La Porteña vuelve a recorrer la historia del tango en el Teatro de Armilla

  • La compañía Arcos de Buenos Aires homenajea a la famosa locomotora con un viaje por su música y el folclore

A finales del siglo XIX surgió en Argentina una locomotora con un trayecto muy particular. En un recorrido que iba de Río de la Plata a Palermo, la locomotora apodada La Porteña paraba en distintos teatros de tango y folclore argentino. La compañía Arcos de Buenos Aires repite ahora simbólicamente aquel romántico viaje con un espectáculo que recorre la historia del tango desde sus inicios hasta hoy, con compositores como Astor Piazzolla, y el folclore argentino representado en sus 33 provincias, con ritmos como la samba, la chacarera o el carnavalito.

El director artístico y musical, Walter O Tejeda, explica que estos son "los dos grandes estandartes de la música tradicional argentina: por un lado, el tango de concierto y, por otro, el folclore, tan rico en ritmos y colorido". El teatro de Armilla acogerá hoy a las 20:00 horas una de las paradas de este especial recorrido que recoge el espectáculo La Porteña, con 17 artistas en en una combinación de la Orquesta de Cámara de Cuerdas y un ballet. Los músicos se encargan de recordar a grandes como Julio de Caro, Francisco Canaro, Carlos Gardel, Osvaldo Pugliese o Piazzolla. Los bailarines recrean en los distintos cuadros del espectáculo los trajes típicos y costumbres de cada región.

Música y danza son complemento lo uno de lo otro. "Hemos querido llevar", dice su director, "una música de proyección folclórica como es el tango a un estrato clásico con esta orquesta de cámara. No olvidemos que en la orquesta no faltan los violines, un instrumento que podemos marcar dentro de los orígenes del tango".

A lo largo de dos horas, La Porteña va desgranando un viaje lleno de dinamismo, color y ritmo. El público acoge "muy bien" el espectáculo. Como subraya Walter O Tejeda, "el tango ha dejado de ser una música localista, ha dejado de ser el logotipo de una determinada región, y se ha convertido en una música del mundo. Todos conocen hoy a Gardel o a Piazzolla". "Toda música popular", dice, "evoluciona de la mano de los intérpretes y los instrumentos. El tango no se ejecuta hoy como se hacía en el novecientos, hoy su calidad acústica y sonora es mejor".

Supone para el músico un "futuro muy prometedor y muy grande porque no debemos olvidar que como toda música de proyección folclórica caben las fusiones, que es lo que le da también trascendencia a este tipo de expresiones artísticas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios