El Premio Nobel afirma que la literatura puede "romper barreras"

El nuevo Premio Nobel de Literatura, el británico de origen japonés Kazuo Ishiguro, pronunció ayer en Estocolmo su discurso de aceptación del galardón, en el que describió cómo su escritura ha estado influida por los recuerdos y cómo la literatura puede "romper barreras". El escritor narró cómo se mudo a Reino Unido cuando tenía cinco años, y cómo luego en su adolescencia su familia analizó volver a Japón.

La conversación de sus padres, como así también envíos mensuales de cómics y revistas japonesas por parte de su abuelo, ayudaron a que mantuviera una "provisión constante de imágenes e impresiones" de su país de origen. En sus 20, Ishiguro, de 63 años, se dio cuenta que su Japón era "singular y al mismo tiempo terriblemente frágil".

Ishiguro comenzó a escribir para "poner en papel los especiales colores, costumbres, etiquetas del mundo, su dignidad, sus defectos... antes de que se desvanecieran completamente" de su mente. Al leer a Proust, vio que "la sucesión de eventos y escenas no seguían el mandato habitual de la cronología, ni tampoco al trama lineal", algo que lo ayudó en su futura escritura.

El Nobel, que aludió a su libro Lo que queda del día durante el discurso, también expresó su preocupación sobre el estado actual del mundo, al considerar que "la época desde la caída del Muro de Berlín parece ser de complacencia y de oportunidades perdidas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios