"Quiero provocar sensaciones"

  • El realizador malagueño abre hoy el certamen de cine experimental del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores con el cortometraje 'Abstracción de feria'

La decimoquinta edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores arranca esta tarde con una clara apuesta por el cine experimental. El teatro Isabel la Católica acogerá la proyección de los diez cortometrajes que optan al novedoso Premio José Val del Omar, dotado con 4.500 euros. El realizador Javier Ortiz abrirá esta sesión imprescindible de nuevas tendencias creativas con su trabajo Abstracción de feria.

-¿En qué consiste su propuesta?

-Es un juego de palabras; una abstracción que he hecho sobre una feria de un pueblo a través del tratamiento electrónico de la imagen y con la ayuda de la música. Digamos que es mi visión personal sobre eso: personas, atracciones… Las he sacado de contexto y las he trasladado a mi realidad.

-Entonces surge del puro experimento con la imagen.

-Sí, y es curioso... Cuando he vuelto a visualizarlo con motivo de este certamen -porque tenía que incluir los créditos- me di cuenta de que tenía una explicación mucho más personal de lo que creía en su momento. Es decir, es la expresión de mi realidad en aquel momento. Mis circunstancias personales entonces eran extrañas y saturadas. Y esto tiene mucho que ver con cómo está hecho.

-¿Espera provocar una reacción concreta en el público?

-Varios compañeros lo han visto y a cada uno le sugirió una cosa diferente: a uno le inquietó, mientras que otros esperaban que ocurriera algo. Me divierto al pensar que saco lo que tengo dentro y provoco reacciones diferentes.

-¿Qué le aporta el cine experimental como artista?

-Capacidad de expresión. Me da carta blanca para expresarlo todo. Mi profesión es caótica y tiendo a librarme del encorsetamiento, así que el cine experimental es el vehículo ideal para expresarme. Yo he trabajado también con el cine más convencional, con el lenguaje al uso, pero me sentía encorsetado en él. El experimental me proporciona una libertad absoluta que nunca me podrá dar el otro porque puedo contar una historia o ir a lo absolutamente abstracto: experimentar con la imagen y el sonido sin contar absolutamente nada. Y yo lo que quiero es causar sensaciones; quiero libertad total.

-Parece que este cine vive un auge importante.

-Se le está reconociendo su importancia, incluso a nivel de dotación económica en lo que a premios se refiere. Al informarme sobre los certámenes a los que podía presentar este trabajo, he descubierto que prácticamente todos cuentan con una sección de cine experimental, cuando antes siempre había sido algo minoritario.

-¿Se esperaba que le seleccionaran para este festival?

-Presenté el corto sin esperar nada pero me he llevado una gran sorpresa. Este festival es bastante importante y además es internacional, por lo que me chocó un poco que me llamaran. Además estoy muy interesado en ver el resto de cortos que compiten, porque para mií es importante saber qué se hace en este campo. Esa es la suerte de que sea un festival internacional.

-¿Cómo fueron sus inicios en el cine?

-Lo mío es vocacional desde pequeño. Siempre me ha interesado el mundo audiovisual y tuve la suerte de tener a profesores implicados en este ámbito. Empecé a trabajar en súper 8 y experimenté, aprendiendo lo básico. Al final de curso hacíamos un corto y me seleccionaron en dos ocasiones para presentarlo en el Festival de Gijón. Después estudié Imagen y Sonido y gané un premio en un certamen que hubo en Cádiz. Tras estar un tiempo distanciado, el año pasado retomé esta pasión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios