Radioactividad limitada

Terror, EEUU, 2012, 80 min. Dirección: Brad Parker. Guión: Oren Peli, Carey van Dyke, Shane van Dyke. Fotografía: Morten Søborg. Música: Diego Stocco. Intérpretes: J. McCartney, J. Sadowski, N. Phillips, O. Dudley, D. Kelley, I. Bolsø Berdal. Serrallo Plaza y Kinépolis

Avalada por Oren Peli, "el hombre que asustó a Spielberg", creador de la saga Paranormal Activity, la serie de televisión The River y otros productos de terror exploit de bajo presupuesto como Insidious, Atrapados en Chernobil parte de una premisa interesante, a saber, convertir la ciudad ucraniana de Prypiat junto a la conocida central nuclear del desastre radioactivo de 1986 en un gran escenario fantasma idóneo para la sugestión y el misterio, para diluirse poco a poco en los tópicos y clichés del género protagonizado por un grupo de jóvenes norteamericanos de aventura.

En la estela de otras cintas recientes (pienso en Hostel y similares) que han situado en los países del Este de Europa un nuevo marco para fantasear con las viejas leyendas o el terror más extremo y violento, Atrapados en Chernobil coquetea también con una puesta en escena verista, cámara al hombro y cercana a los cuerpos, sin atreverse a subjetivizar el punto de vista, manejando así una distancia que, en el mejor de los casos, cumple su función en la amenaza de lo invisible, la oscuridad y el espacio off, y en el peor, o sea, casi siempre, abusando de los golpes de efecto.

Entregada a una dinámica de espacios propia del videojuego y con un dudoso sentido de la progresión narrativa que da a entender una flagrante ausencia de ideas, la cinta que dirige Brad Parker no consigue salir de su propio atolladero para entregarse a una intrascendente cuenta atrás de efectivos y a un ambiguo fatalismo que, me temo, no satisfará ni a los fans incondicionales de la causa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios