Redescubriendo a El Españoleto

  • La restauración de tres lienzos de un retablo de la Catedral desvela la autoría del pintor valenciano del siglo XVII

A veces, descubrir la autoría de un valioso cuadro podría ser cosa de la señora de la limpieza. La Catedral de Granada cuenta en uno de sus retablos con tres lienzos que, aunque Gallego Burín los adscribió a José Ribera 'El Españoleto' en 1961, durante lustros se pensó que eran simples copias. Pero quitando el polvo como paso previo a su restauración , el equipo del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) descubrió en uno de los lienzos la firma del pintor valenciano. Los dos óleos restantes sí tuvieron un proceso de autentificación más ortodoxo, una muestra del rico patrimonio todavía por descubrir que encierra la Catedral, convertida en una des sus esquinas en un taller de restauración con los expertos trabajando al pie de retablo en devolver el esplendor a las obras del pintor valenciano del siglo XVII.

Se trata concretamente de las obras Aparición del Niño Jesús a San Antonio de Padua, María Magdalena Penitente y Martirio de San Lorenzo, siendo esta última de extraordinario valor por estar firmada en el extremo inferior derecho por José Ribera y en el opuesto por el pintor también valenciano Juan Doso o Giovanni, del que no se conocían hasta la fecha ninguna obra con certeza.

El restaurador Pablo Jiménez explicó durante la presentación que las firmas de las obras aparecieron al quitar el polvo a los cuadros que adornan los retablos de la Santísima Trinidad y del Nazareno de la Catedral, pese a que ya fueron restaurados entre 1721 y 1725 y entonces nadie recayó en las rúbricas. Jiménez indicó que más allá de las firmas, la principal prueba de la autenticidad de los cuadros es su calidad y la "técnica inequívoca de Ribera", ya que en el caso de la Aparición del Niño Jesús a San Antonio de Padua no se ha encontrado la firma y "nadie duda" que pertenece al pintor valenciano. Por su parte, el restaurador del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Antonio Sánchez Barriga, aseguró a los periodistas que desde que comenzaron los trabajos tenía la certeza de que se trataba de cuadros de gran valía, a pesar de que estaban a varios metros de altura y en malas condiciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios