Reencuentros y bromas entre los nominados

  • Los favoritos de Hollywood se reúnen en el almuerzo antesala de los Oscar

Las estrellas de Hollywood del momento celebraron ayer en Los Ángeles la tradicional comida de nominados a los Oscar en un ambiente distendido y jovial marcado por los reencuentros y las anécdotas y con importante presencia latina.

En torno a 150 invitados asistieron al almuerzo en el hotel Beverly Hilton, en el lujoso barrio de Beverly Hills, donde los trajes de chaqueta reemplazaron al formal esmoquin y los artistas pudieron departir tranquilos lejos de la atención de los periodistas, a los que atendieron brevemente antes de la comida.

"La gente en casa piensa que nosotros quedamos a menudo, pero la verdad es que no veía a Brad (Pitt) desde hace un año y es divertido ponernos al día", explicó George Clooney, uno de los primeros en llegar a la cita.

Su amigo Pitt se mostró igual de complacido con la experiencia, a la que acudió acompañado por su compañero de reparto en Moneyball, Jonah Hill, que fue nominado por primera vez en su carrera por su papel de secundario en esa película.

Otro de los debutantes en los Oscar, el mexicano Demián Bichir (A better life), aterrizó horas antes en la ciudad californiana en un vuelo procedente de su país justo a tiempo para encontrarse con Clooney y Pitt en la entrada del salón donde se sirvió la comida.

"Estaba hablando con Brad y George", dijo a la prensa Bichir, a quien le costaba asimilar la situación. "Es raro, bizarro, y eso hace la experiencia muy emocionante y extraña", aseguró Bichir quien conversó con los famosos galanes del cine de Hollywood de "bromas y tonterías". Clooney apuntó que para Bichir habrá un antes y un después de A Better Life gracias a la repercusión que ha tenido su nominación.

"Esto cambiará su carrera", afirmó el intérprete que calificó el filme de Bichir de una película "realmente maravillosa" detrás de la que hay "una gran historia".

Bichir disputa el Oscar de mejor actor con Pitt (Moneyball), Clooney (The Descendants), el francés Jean Dujardin (The Artist) y el británico Gary Oldman (Tinker Tailor Soldier Spy), quien tuvo palabras de elogio para el trabajo del compositor español Alberto Iglesias, autor de la música de su filme.

"Creo que es genial, es fenomenal, y no lo digo porque esté yo en la película", apuntó Oldman.

Iglesias logró una candidatura en la categoría de mejor banda sonora por Tinker Tailor Soldier Spy y estuvo presente en el almuerzo, lo mismo que otro español, el cineasta Fernando Trueba, quien llegó a Los Angeles tras un viaje aéreo desde Europa plagado de incidencias y retrasos.

Trueba, ganador de un Oscar de película extranjera por "Belle Epoque" (1992), entró esta vez en la carrera por la estatuilla en la categoría de animación con Chico & Rita, un reconocimiento que supuso una alegría aunque dijo ser poco amigo de este tipo de eventos sociales.

Por su parte, la actriz francesa nacida en Argentina Bérénice Bejo se dirigió a la prensa en español para confesar que "todo el mundo está muy emocionado" en el país sudamericano por su candidatura, a pesar de que ella guarda pocos recuerdos de su vida en Buenos Aires.

Bejo, candidata a la estatuilla como mejor actriz secundaria por The Artist, admitió estar tranquila ante la ceremonia, lo mismo que Bichir, más preocupado por la obra de teatro que tiene entre manos actualmente en México.

A la comida de los nominados asistieron entre otros Glenn Close, Viola Davis, Michelle Williams, Jean Dujardin, Nick Nolte o Max von Sydow, quien opta al premio de mejor actor de reparto por Extremely Loud and Incredibly Close, y se refirió a las similitudes entre su película y la de Demián Bichir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios