Regresa el espíritu de Dizzy Gillespie

  • Músicos de la talla de Slide Hampton o James Moody actúan esta noche en recuerdo del maestro

El Festival Internacional de Jazz de Granada celebra esta noche una de sus veladas más memorables: nada menos que la Dizzy Gillespie All Stars se sube al escenario del teatro Isabel la Católica, a partir de las 21.00 horas, para recordar al trompetista norteamericano, fallecido en enero de 1993. Puede ser una noche inolvidable.

Sobre el escenario estarán Slide Hampton, al trombón; James Moody, al saxo tenor y la flauta; Greg Gisbert, a la trompeta; John Lee, al contrabajo; Cyrus Chestnut, al piano, y Vincent Ector, a la batería. Se trata de los músicos que, en uno u otro momento de la vida de Dizzy Gillespie, lo acompañaron en sus correrías musicales. Se trata de nombres de primera fila d el jazz mundial que han querido reunirse, a petición de la esposa de Gillespie, para recordar su música.

Dizzy Gillespie estuvo en varias ocasiones en Granada. De hecho, participó como actor y autor de la banda sonora, en la película El invierno en Lisboa, basada en la novela homónima de Antonio Muñoz Molina. Novelista y músico se conocieron en Granada en 1990. Lo que Gillespie no sabía es que Muñoz Molina se había inspirado en él para crear el personaje de Billy Swann, un trompetista negro que tocaba en un club de San Sebastián. En la novela aparecían canciones que Muñoz Molina había imaginado. Gillespie las compuso para la película. El músico norteamericano se pasó toda la mañana con el escritor jiennense sin saber que era él. Cuando, finalmente, alguien le dijo que ese joven tímido con el que hablaba era Muñoz Molina, Gillespie exclamó: "¡Hola, papá!".

El concierto de esta noche puede ser realmente emotivo por la gran cantidad de recuerdos que la figura de Dizzy Gillespie dejó en Granada, pero también por la posibilidad de escuchar en directo y en persona a músicos de la talla de Slide Hampton o James Moody, auténticas leyendas vivientes del jazz de los últimos cincuenta años.

Curiosamente, Gillespie nunca pudo gozar de una superbanda a su lado por problemas económicos. Tras su muerte, su viuda alentó a los músicos que habían tocado con él para que se unieran en una gran formación y recordaran los temas de Gillespie. El mito sigue vivo. Y sigue en pie. Y esta noche podrá verse.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios