La Reina inaugura en el Thyssen la "maravillosa" muestra de Antonio López

  • Doña Sofía expresa su admiración por las 130 piezas que componen este "verdadero autorretrato" del artista manchego

Comentarios 4

La reina Sofía mostró ayer su satisfacción ante la "maravillosa" recopilación de obras de Antonio López reunidas en el Museo Thyssen-Bornemisza, que hoy abre al público la primera gran exposición sobre el artista manchego desde 1993. Dieciocho años después de aquella muestra y cuando han transcurrido también casi veinte desde que Antonio López empezara a dar forma a su retrato de la familia real española, aún inacabado, doña Sofía inauguró ayer esta exposición, que permanecerá abierta hasta el 25 de septiembre, acompañada por la ministra de Cultura, Angeles González-Sinde. El acontecimiento reunió asimismo a la baronesa Thyssen y al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que siguió atentamente las explicaciones con que el artista de Tomelloso comentaba a la reina detalles sobre una parte importante de las 130 obras que forman la exposición, muchas de ellas inéditas.

Entre ellas se encuentra el Hombre tumbado, recién salido de la fundición, o siete recreaciones de la Gran Vía madrileña todavía en pleno proceso de creación, que enriquecen el espacio dominado por la célebre vista de esta avenida de los años 1974-1981 y a las que la Reina ha dedicado gran atención.

Doña Sofía también se detuvo con admiración ante complejos paisajes urbanos como Madrid desde la torre de bomberos de Vallecas, esculturas como la impactante Antonio y Mari -que reproduce las miradas del autor y su esposa en toda su intensidad-, dibujos y pinturas como los conocidos membrilleros y algunas de las obras más destacadas de los años cincuenta, su etapa menos conocida.

Una reproducción de la colosal cabeza de niña con ojos cerrados ubicada en la cercana estación ferroviaria de Atocha recibió a la reina a su llegada a los jardines del museo, mientras que en el vestíbulo aguardaba la monumental Mujer de Coslada, de cinco metros y medio de altura, antes de que el propio artista, su esposa y sus dos hijas dieran la bienvenida a la reina a esta exposición.

Una de las hijas, María, y el director artístico del Thyssen-Bornemisza, Guillermo Solana, son los comisarios de esta muestra, que ambos definen como un verdadero "autorretrato" de Antonio López, afirmación que el artista manchego comparte. "Es una exposición de cuerpo entero, sin trampa ni cartón, aquí está toda mi vida, lo peor y lo mejor", reconoció. "En esta exposición soy yo desde los 17 años, están mis aciertos, mis momentos de lucidez y mis momentos de fracaso, y mis obras más recientes".

No hay un orden cronológico en esta muestra, pero en las salas convivirán, de manera equilibrada la pintura, el dibujo y la escultura en un intento por comparar la creación de sus últimos años con sus precedentes, según Guillermo Solana. Muchas de las obras que se reúnen proceden de colecciones particulares, en su mayor parte españolas y, entre ellas, la del propio artista con un buen número de obras inéditas, pero también hay préstamos destacados de museos como el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Bellas Artes de Bilbao, el Centre Georges Pompidou de París, el Hamburger Kunsthalle de Hamburgo o el Museum of Fine Arts de Boston.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios