Renacimiento publica cuatro inéditos de Updike

  • Los textos del influyente escritor fueron publicados en la revista The New Yorker

La revista de literatura Renacimiento, editada en Sevilla, abre su último número con cuatro relatos inéditos en español del escritor norteamericano John Updike, traducidos por la joven sevillana Blanca Tortajada, de 21 años. Los cuatro textos de Updike han sido agrupados con el título de Nueva York en cuatro viñetas, puesto que fueron textos publicados originariamente por el autor norteamericano en la sección The Talk of the Town, de la revista The New Yorker, en los años 1950, 1956, 1960 y 2000.

El primero de estos textos -¡Rockefeller Center a la vista!-, más que un relato, es una crónica urbana que parece remitir a los orígenes de lo que luego sería el nuevo periodismo, mientras que Muy feliz, tan feliz también tiene el contenido de una divertida crónica de un apunte urbano sobre una feria de aparatos de música que reúne lo más avanzado de la alta fidelidad mediada la década de los 50. Quizás el relato más urbano de los cuatro traducidos para Renacimiento sea el que menos habla de la ciudad, que se titula Caras y que habla, precisamente, de las caras que tiene la gente que transita por Manhattan y que, en 1960, era ésta: "Aproximadamente el cincuenta por ciento de estas caras están maquilladas, en las cuales el rojo en los labios es lo más común; el verde en los párpados, algo menos común, y el lila en las cejas, un auténtica rareza".

El cuatro texto, Oda al golf, el más reciente, es el relato de un amor imposible, tal vez platónico, que sólo cobra visos de realidad en la cabeza de un jugador de golf que dedica el tiempo de juego, más que a su propia concentración, a fijarse en los movimientos sobre la yerba de una hermosa jugadora.

Otras traducciones incluidas en este último número de la revista son las que el escritor Aquilino Duque hace del poeta alemán Günther Kunert, nacido en Berlín en 1929, uno de los poetas más importantes de su generación y que vivió gran parte de su vida en el Berlín oriental.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios