Retrato y memoria de un Parque Natural

  • La antigua Resinera se convierte en un punto de información sobre su entorno y sobre la historia que tiene detrás

Conocer es el primer paso hacia la conservación. Por eso, saber que el roquero solitario es ese pájaro azul que revolotea por los valles, mientras su compañero el roquero rojo prefiere las altas cumbres, es parte del camino que lleva no sólo a un mejor conocimiento de los espacios verdes de la provincia, sino también a una mayor preocupación por su cuidado y su protección. Entre las provincias de Málaga y Granada, el Parque Natural de Tejeda, Almijara y Alhama acaba de inaugurar un punto de información, La Resinera, que ayudará a los visitantes a entender mejor el valor de este paraje, a través de todos los sentidos.

El olor de la vegetación y los sonidos de los animales que habitan la zona, las imágenes de los distintos paisajes y el relieve abrupto y marcado, todo ha sido recreado en una exposición permanente que plantea un recorrido por este espacio protegido para entender cada uno de sus rincones sin perder detalle. El punto de información muestra cómo distinguir el tacto del mármol del de los esquistos y cómo reconocer cada una de las especies que se pueden encontrar en el Parque, que abarca valles encajonados, altas cumbres, profundos barrancos y laderas de densos bosques.

Pero además de su riqueza natural y paisajística, este lugar tiene detrás toda una historia sobre la convivencia y el respeto entre el hombre y su entorno, sobre cómo sacar provecho de los recursos naturales sin destruirlos. Y para sacar a la luz esta historia, se han recopilado fotografías antiguas de otro tiempo, de cuando la trasformación de la resina era una industria floreciente y la Resinera, el corazón de un poblado que vivió durante años de esa actividad.

Los tiempos cambian y este poblado, que se creó a principios de siglo, acabó desapareciendo mientras sus gentes buscaban otras tierras y otras oportunidades. El fin definitivo de La Resinera estuvo marcado por un incendio que sufrió en 1975 y que devastó la finca.

Las fotografías hablan también de otra tragedia que azotó la zona muchos años atrás, a finales del siglo XIX, cuando un terremoto destrozó el cercano pueblo de Arenas del Rey. Las imágenes reflejan la reconstrucción piedra a piedra de este municipio.

Y como éste no es el único espacio natural de la provincia que merece ser conocido, una parte del punto de información está dedicada a la Red de Espacios Naturales. Para qué sirve esta red, dónde está situado cada uno de estos espacios y cuáles son sus características son algunos de los datos que se muestran a través de paneles, mapas y animaciones, que además detallan las acciones que se realizan para la preservación de la riqueza natural y para la prevención de su mayor amenaza, los incendios. Mucho por aprender y, sobre todo, muchos lugares por descubrir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios