Rock extremo y duro al natural

  • Robe Iniesta y los suyos supieron meterse al público en los bolsillos del alma con lo más nuevo de 'La Ley Innata'

Las más de 15.000 personas que abarrotaban el campo de fútbol de Alhendín buscaban reencontrarse con su grupo de "siempre" y así lo hicieron. Un público, desde el rebelde convertido en padre de familia hasta el más distinguido habitante del barrio pijo de la ciudad se entremezclaba entre los asistentes, donde no faltaban los más jóvenes que acababan de "descubrir" al grupo con su trabajo más conceptual La Ley innata y los incondicionales que crecieron con los clásicos de la formación de Plasencia.

Extremoduro, con un Robe frío y distante como de costumbre, comenzó su recital de poesía callejera con Deltoya, acompañada con el acorde de la Tarara, pequeño homenaje a Lorca, seguidos por un "Buenas noches, qué pasa, qué pasa"de Robe, líder de la banda. El cambio de guitarra de Robe trajo Golfa y la posterior excitación de la multitud.

"Esa marcha granadina", exclamación del líder de la banda, fue el arranque de Introducción al caos y Primer y segundo movimiento que es la ópera rap en La Ley innata.Con las gargantas a punto, la multitud se desgañitaba cantando clásicos como So payaso, que daría lugar al descanso de quince minutos para retomar con Jesucristo García, Buscando una luna, A la deriva y Ama, ama, y ensancha el alma, que cerró las dos horas de rock sudoroso. Y es que estos midas del rock todo lo que tocan lo convierten en yerro puro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios