Rock en la plaza del pueblo

Sin salir de Nashville pero cambiando el registro al lado opuesto están Kings of Leon. Cuanto más garrulos se muestran más convincentes resultan. Cuanto más sofisticados, menos creíbles. Y casi siempre previsibles. Puestos a ser estereotipados, me quedo con el acento sureño y la voz quebrada de garage-rock de Caleb. De ese del que aquí apenas hay. Han debido extraviarlo en el camino que ya iniciaron con el anterior álbum. El intento de fundir la garra de Led Zeppelin con la épica de U2 los lleva más bien a los terrenos del AOR más trillado. ¿Alguien se acuerda de Journey?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios